Ribó admite que el «puzzle» de reparto de poder debe cambiar

Compromís y socialistas buscarán acabar con las tiranteces de la pasada legislatura

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ayer a su llegada al Ayuntamiento. Ribó gobernará en la ciudad cuatro años más con un pacto con los socialistas
El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ayer a su llegada al Ayuntamiento. Ribó gobernará en la ciudad cuatro años más con un pacto con los socialistas

Compromís y socialistas buscarán acabar con las tiranteces de la pasada legislatura

El alcalde electo de Valencia, Joan Ribó, no quiere que se repitan las tiranteces evidenciadas con sus socios de gobierno durante la pasada legislatura. Con Unides Podem fuera del Cap i Casal y del Pacte de La Nau, Compromís y PSPV-PSOE deberán repartirse las áreas y concejalías, entre ellas, la de Movilidad, Urbanismo y Policía, las más polémicas de todas.

Ayer, tras la resaca electoral, aseguró que sobre la coalición con los socialistas - «que se da por supuesto»- «todo está por discutir». Dijo que el puzzle «no está ni montado», aunque admitió que «ha de ser diferente», para lo que propone áreas gerenciales «más articuladas» que faciliten un trabajo más rápido y eficaz.

Ya lo apuntó durante la campaña electoral y ayer volvió a insistir en que «toda la organización de la casa (consistorial) se ha de cambiar, articular mejor y modernizar» y una vez lo tengan hecho, hablarán de «cómo adjudicamos», pero de eso aún no han hablado ni cree que hablen esta semana.

Con todo, y pese a que aún no existe un calendario de negociaciones, lo primero que tendrán que hacer es un programa común porque los de cada partido «no son exactamente el mismo».

Con la candidata del PSPV-PSOE, Sandra Gómez, habló la noche del domingo, pero aún no han quedado para planificar el gobierno ni repartir unas concejalías que, recordó, «no están adjudicadas». De hecho, fue más allá y matizó que ni para Compromís ni para PSPV hay delegaciones irrenunciables.

Gómez, por su parte, se felicitó de los resultados electorales. «Hoy es un buen día porque podemos afirmar que al frente del Ayuntamiento de Valencia va a haber un gobierno progresista y eso ha sido fundamentalmente porque el Partido Socialista ha garantizado ese gobierno de progreso». Según declaró, el PSPV-PSOE es la «fuerza política que más ha subido en estas elecciones y por lo tanto, hemos conseguido frenar a la extrema derecha».