Ribó no cobrará el IBI a la Iglesia

El alcalde de València admite que la legislación estatal le impide llevar a cabo su plan

El alcalde de València, Joan Ribó ha recibido hoy en el Ayuntamiento al arzobispo de València, Antonio Cañizares, en un  encuentro de carácter protocolario tras la toma de posesión del nuevo gobierno municipal el pasado mes de junio
El alcalde de València, Joan Ribó ha recibido hoy en el Ayuntamiento al arzobispo de València, Antonio Cañizares, en un encuentro de carácter protocolario tras la toma de posesión del nuevo gobierno municipal el pasado mes de junio

El alcalde de València admite que la legislación estatal le impide llevar a cabo su plan

El alcalde de València, Joan Ribó, ha admitido que es «complicado» en la actualidad cobrar el IBI a la Iglesia, pues se trata de una cuestión que depende de la legislación estatal, y mientras no se «aclare» esa normativa no es fácil avanzar en esa dirección.

Ribó se ha pronunciado así tras recibir al arzobispo de València, Antonio Cañizares, en un encuentro que ambos han calificado de protocolario y han enmarcado en una toma de contacto tras la reelección del alcalde para repasar los proyectos que existen en común.

A preguntas de los medios de comunicación, el alcalde ha indicado que la idea del Ayuntamiento de València, y así lo han expuesto siempre, es que «aquellas actividades que son actividades empresariales de la Iglesia han de cotizar exactamente lo mismo que cualquier otra actividad».

No obstante, ha precisado que eso es algo que «en estos momentos está complicado, por la ley de Mecenazgo sobre todo, y mientras no se aclare es muy complicado avanzar en esa dirección», y ha aclarado que por el momento no ha habido ningún cobro del IBI de la Iglesia.

Sobre la reunión con el arzobispo, el alcalde ha dicho que han «pasado revista» a una serie de proyectos y obras sociales en las que colaboran conjuntamente en los que existe una «elevada coincidencia», y se ha comprometido a mantener contactos con Servicios Sociales para agilizar alguna licencia de esos proyectos.

Por su parte, el arzobispo de València ha afirmado que «era un deber» reunirse con el alcalde tras su reelección y trabajar juntos en la colaboración que hasta ahora han mantenido, que según ha dicho «se va a intensificar», pues «todo va muy bien».