Rus: «Ha llegado el momento de dar el puñetazo en la mesa»

El presidente del Partido Popular (PP) en la provincia de Valencia, Alfonso Rus, aseguró ayer que en el PP «cada uno puede decir lo que quiera» y que ha llegado el momento de «dar el puñetazo en la mesa» para defender un déficit asimétrico para la Comunitat. Destacó que el PP es un partido abierto a la participación de sus militantes y simpatizantes. «El día en que en mi partido la gente no pueda hablar, yo me levantaré y me iré. No podemos callarnos. Tenemos que continuar levantando la voz y reivindicar lo que nos pertenece (...) Si (el Gobierno central) nos tratase igual que a otras comunidades autónomas, no tendríamos que reclamar nada».

Por su parte, el portavoz de Economía del Grupo Popular en Les Corts, Ricardo Costa, coincidió en esta reivindicación y aseguró que no todas las regiones pueden tener el mismo nivel de déficit, «porque no han tenido el mismo nivel de financiación».

Costa respondía así después de que el viernes la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, hiciera un llamamiento a la unidad en su partido y conminara a los presidentes autonómicos populares, muchos de ellos críticos con la posibilidad de que se haga un reparto diferenciado del objetivo de déficit, a apoyar al Gobierno de Mariano Rajoy. A juicio de Costa, conseguir el déficit asimétrico por el que está peleando el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, «es de justicia para la Comunitat».

Sin embargo, el presidente del Partido Popular en la Provincia de Alicante, José Císcar, cree que Rajoy, «bajará los impuestos en esta legislatura, en cuanto las circunstancias lo permitan». Y señaló que el objetivo de todos los responsables públicos populares es «sacar a la Comunidad Valenciana de la crisis y todas las medidas van orientadas a ese fin».

Finalmente, el presidente de Les Corts, Juan Cotino, pidió que en el nuevo modelo de financiación autonómica la diferencia entre autonomías no supere los dos puntos porcentuales, ya que actualmente esa diferencia entre Cantabria y la Comunitat es de 25 puntos, y con el País Vasco de 60. Pidió, además, que el nuevo modelo empiece a aplicarse en 2014.