Sanidad tranquiliza a la plantilla de Alzira pese a que aún no ha definido su futuro

La Conselleria estudia de «manera serena» la reconversión de 1.650 trabajadores del hospital

Montón presentó ayer la Memoria de Gestión 2015 de la Conselleria
Montón presentó ayer la Memoria de Gestión 2015 de la Conselleria

La Conselleria estudia de «manera serena» la reconversión de 1.650 trabajadores del hospital

La Conselleria de Sanidad aún no ha encontrado la fórmula jurídica a prueba de impugnaciones que dé una respuesta a la situación laboral de 1.650 trabajadores no públicos del hospital de La Ribera cuando este, según prevén, pase a formar parte del sistema público en el año 2018. ¿Serán personal estatutario?, ¿saldrán las plazas a concurso público?, ¿se podrán presentar solo los trabajadores del departamento? ¿se mantendrán las condiciones laborales? ¿será legal el convenio colectivo vigente? ¿seguirán los cargos actuales?, estas son algunas de las preguntas a las que el área que dirige Carmen Montón trata de dar respuesta.

Al parecer, de momento las únicas vías posibles son la creación de un consorcio o una empresa pública que gestione el centro cuando la actual concesionaria (Ribera Salud) deje de hacerse cargo.

Desde Sanidad se ha explicado en más de una ocasión que la presencia de trabajadores estatutarios de la Conselleria (600) y de la UTE Ribera Salud (1.650) impide recurrir al sistema de gestión que se utiliza en los hospitales de La Fe, el Arnau de Vilanova o el Clínico.

Y es que el pliego de condiciones de la concesión que se firmó en el año 1999 establece que al igual que la adjudicataria asumía entonces al personal de la Conselleria, cuando se revierta el contrato (dentro de año y medio), la Administración tiene la obligación de asumir a todo el personal de la UTE.

Con seguridad jurídica

Al respecto, sindicatos como CCOO recuerdan a la Generalitat la obligación de la subrogación de los trabajadores del hospital de Alzira, ya que el pliego que rige la concesión remite al artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores, «que es muy claro al respecto». Para la agrupación sindical, en el actual ordenamiento jurídico no cabe la posibilidad de integrar al personal de La Ribera como funcionario, estatutario o laboral fijo, porque, según explican, para acceder a dicha condición se debe superar un proceso selectivo de acuerdo con los principios de acceso a la función pública, es decir, igualdad, mérito y capacidad, así como a la publicidad de las convocatorias de oferta de empleo público. Sin embargo, apuntan que sí es posible acogerse a la figura de personal indefinido no fijo, que sería una de las alternativas que estudia Sanidad.

A pesar de la incertidumbre y de las reclamaciones de sindicatos y adjudicataria, la Conselleria no tiene prisa, prefiere atar bien todos los cabos que enfrentarse a un buen puñado de demandas. «Lo estamos haciendo con mucho diálogo y con mucha transparencia y, sobre todo, amparados por la seguridad jurídica». En este sentido, Montón dijo que se ha comenzado el proceso medio año antes de lo que estaba previsto y queda por delante «un año y medio para hacerlo de manera serena».

Tampoco da muestras de preocupación porque no detecta «nerviosismo» entre el personal del Hospital La Ribera de Alzira y los pacientes de este departamento sanitario. «Los trabajadores pueden estar tranquilos porque al día siguiente (de la reversión) van a tener su puesto de trabajo, y los pacientes y usuarios también, porque no se va a eliminar ninguna prestación que se está dando».

Admitió que la semana pasada se reunieron con el Comité de Empresa, el martes con la Junta de Personal y ayer con las plataformas de asociaciones de pacientes y ciudadanos para tratar el asunto.

La primera Memoria

Montón presentó ayer la Memoria de Gestión 2015 de la Conselleria de Sanidad en la que se revela que los centros de salud de atención primaria y especializada realizan cada día 176.100 consultas y 1.044 intervenciones quirúrgicas. Además, diariamente se atienden 90 partos, 6.000 urgencias y 500 donaciones de sangre. También informa de que en 2015 se examinaron a 29.501 mujeres para determinar si sufrían violencia de género y los médicos detectaron que el cinco por ciento de ellas lo eran.

Por otro lado, la Memoria también revela que en hombres, la principal causa de los fallecimientos son los tumores, responsables del 33 por ciento de las muertes, seguidas de las enfermedades del sistema circulatorio, que agrupan el 28 por ciento de las causas de mortalidad.

En cambio, en las mujeres se invierten las causas y aparecen en primer lugar las enfermedades del sistema circulatorio (33,5 por ciento), sensiblemente por delante de los tumores (21,6).