Política

Sí, sí, cunde el pánico en la izquierda

La Razón
La RazónLa Razón

Cunde el pánico en la izquierda valenciana, contaba ayer mi amigo Rogelio al conocer las encuestas, más fiables que las del CIS de Tezanos, que ponen a la coalición PSPV, Compromís y Podemos en el abismo por lo que respecta al Ayuntamiento de Valencia, y al borde del desfiladero en cuanto a la Generalitat. Todo tras lo acontecido en las elecciones andaluzas, en el que a la segura continuidad de Susana Díaz al frente de la Junta le sorprendió un relevo del PP y Ciudadanos, con el apoyo externo del fulgurante Vox, y el fin de un régimen de casi 40 años.

Para el Gobierno del «cap i casal» se sobran estas tres formaciones ya que Cs obtendría ocho concejales, PP siete y Vox tres, uno más de los diecisiete necesarios para la mayoría absoluta. Para la Generalitat, el PSPV, Compromís y Podemos suman 50 diputados, tan sólo uno más de la mayoría absoluta, un escaso margen cuando quedan aún cuatro meses largos para las autonómicas. Eso sí, tan largos son para perder uno como para sumar más.

Ante este panorama mi amigo no se extraña de que el presidente Ximo Puig haya pasado de la tranquilidad imperante de estos tiempos, cuando todo indicaba la prórroga segura de su mandato, a la preocupación provocada por el terremoto andaluz y el viraje correspondiente en ciertos sectores de la sociedad.

De ahí que Rogelio me apuntara ayer emulando a algún piadoso «La preocupación es inútil. Dios es misericordioso y escuchará tu oración... La oración es la mejor arma que tenemos; es la llave al corazón de Dios. Debes hablarle a Jesús, no solo con tus labios sino con tu corazón. En realidad, en algunas ocasiones debes hablarle solo con el corazón...». Así es la vida.