Tribunales

Tres políticos de raza litigan por las afectadas por las prótesis PIP

Jorge Alarte defiende a cinco de las afectadas mientras que Manuel Mata y Mónica Oltra representan a 142

La Razón
La Razón La Razón

Tres políticos de raza defiende en su calidad de abogados, a las damnificadas por la defectuosa fabricación de las prótesis mamarias PIP.

Tres políticos de raza defienden en su calidad de abogados, a las damnificadas por la defectuosa fabricación de las prótesis mamarias PIP.

Se trata de Jorge Alarte, ex alcalde de Alaquàs, también ex secretario general del PSPV y actualmente diputado del PSPV en Les Corts Valencianes y abogado en ejercicio desde hace unos meses.

También del PSPV, el veterano abogado Manuel Mata que ha participado, entre otros asuntos famosos en el juicio contra el anestesista Maeso, o en el caso de la hemodiálisis del Consuelo.

Mónica Oltra, diputada de Compromís y azote dialéctico del PP, es la tercera y en su defensa de las afectadas se ha unido a Manuel Mata. Entre ambos llevan 142 casos. Jorge Alarte defiende a cinco.

El escándalo de las prótesis mamarias de la marca francesa PIP (Poly Implant Prothèse) surge a mediados de 2008 cuando ya son multitud las mujeres afectadas por la mala calidad de la silicona empleada, en ocasiones, de base industrial incluso.

De la irritación e inflamación se pasa en muchos casos a la rotura y se recomienda su retirada. Algunos casos de cáncer aparecidos en Francia han podido ser casuales y no estar producido por las prótesis, aunque se especula con la posibilidad.

La Agencia Europea del Medicamento recomienda extirparlas y sustituirlas.

En 2008, Manolo Mata ya había presentado la primera denuncia contra la empresa PIP.

Poco después surgió el escándalo y se desencadenó una batalla legal con demandas presentadas en todo el mundo.

La delegación española de la francesa PIP estaba en San Sebastián. Ahora está cerrada y quebrada, al igual que la matriz francesa. En el país galo, algunos directivos han ingresado en prisión.

La batalla legal que han desarrollado hasta la fecha los tres políticos y abogados valencianos ha sido larga y procelosa.

Primero hubo que saber contra quién debían dirigir sus reclamaciones, desde los cirujanos y las clínicas que pronto se sumaron al bando de los damnificados. Las prótesis en cuestión tenían los certificados de seguridad europeos, y nadie las implantó de mala fe pues estaban homologadas.

La aseguradora de PIP alegó en un principio que sólo cubría «siniestros» en Francia.

Pronto la mirada de los letrados valencianos y de otros en todo el mundo se centró en TüV, el organismo alemán de control de calidad que había certificado las prótesis como óptimas. ¿Por qué lo hizo?, ¿fue un fallo o hubo algo más? El tiempo y los tribunales dirán. La vía penal también se ha abierto por algunos abogados franceses.

De momento, el tándem Mata-Oltra han iniciado la vía civil contra PIP y TüV.

De las cinco representadas por Jorge Alarte, tres ya han formalizado la reclamación contra PIP, las aseguradoras, los médicos y TüV. Hasta la fecha es una reclamación extrajudicial que iniciaría un pleito civil si no hubiera acuerdo. Las otras dos están siendo asesoradas por el letrado sobre las posibilidades y los pasos que hay que dar.

Lo que la política separó, lo ha unido el ejercicio de la profesión y los tribunales.

Jorge Alarte y Mónica Oltra tienen edades similares. Ambos son diputados autonómicos. Alarte ha llegado más alto, de momento, dirigiendo el PSPV, ahora está postergado a la última fila de Les Corts por voluntad propia y ha abierto despacho profesional. Oltra ve perfilarse su carrera política y aspira a encabezar la candidatura de Compromís a la Generalitat valenciana. Aunque su corriente dentro de la coalición es minoritaria, su grado de conocimiento e impacto mediático es muy superior al de Enric Morera.

Manuel Mata fue diputado la pasada legislatura y aspiró infructuosamente a dirigir el PSPV. Pertenece, pues, al mismo partido que Alarte, aunque la relación entre ambos nunca fue fácil.

El propio Alarte reconoce que todo lo que no se han entendido en política, lo hacen ahora profesionalmente y no escatima en elogios a la valía profesional de su compañero letrado Mata: «él lleva mucho tiempo en esto y es un maestro, un fuera de serie».