Un barco danés vierte fuel frente a la costa de Valencia

El armador ya ha depositado más de un millón como fianza

La playa de El Saler sufrió el azote de las tareas para desencallar dos barcos, a principios de año
La playa de El Saler sufrió el azote de las tareas para desencallar dos barcos, a principios de año

Valencia- Un barco de bandera danesa provocó un vertido de fuel a la mar el pasado jueves, varios kilómetros mar adentro, frente a la costa de Valencia, y concretamente a la altura aproximada de la playa de El Saler.

Según fuentes consultadas por LA RAZÓN, la mancha avistada llegó a tener una extensión de ocho kilómetros de largo y ahora mismo habría desaparecido.

De cualquier modo, según pruebas realizadas, gran parte del fuel, si no todo, se habría hundido y ahora mismo habría desaparecido de la vista, pero continua estando sumergido por lo que se ha dispuesto un sistema de vigilancia por si las manchas de chapapote llegaran hasta la costa. Por ello, las autoridades están muy pendientes de las corrientes, sobre todo las subterráneas, y del estado de la mar. En los últimos días, las marejadas en el golfo de Valencia podrían haber dispersado la mancha hasta hacerla desaparecer por completo.

Al parecer, y según fuentes de la Delegación del Gobierno, el barco estaba realizando un trasvase de combustible de un tanque a otro cuando se originó accidentalmente el vertido.

El capitán del navío asumió desde el primer momento su responsabilidad, aunque trató de minimizar la cantidad de fuel vertido. Las autoridades marítimas obligaron al barco a entrar al Puerto de Valencia donde estuvo retenido desde el jueves hasta su partida el pasado lunes después de que el armador depositara una fianza de más de un millón de euros. Con dicha cantidad económica ya se están costeando los gastos originados por la vigilancia que se está realizando de manera constante sobre la zona afectada, desde que sucedieron los hechos.

Además, las Fiscalía ha abierto diligencias de investigación por si en la actuación del capitán se pudiera advertir algún matiz de negligencia.

Aunque todo apunta a que, finalmente, el vertido no aparecerá por ningún sitio. Si esto llegara a ocurrir, es muy difícil concretar el punto de la costa que se vería afectado por la hipotética llegada de manchas de «chapapote», la situación del barco cuando se produjo el presunto accidente, eran varias millas mar adentro frente a la costa de Valencia, y más concretamente frente a la playa de El Saler, recientemente famosa en toda España no por su características naturales ni por la riqueza del enclave en pleno corazón del Parque Natural de L'Albufera, sino por el varado de dos buques que en mitad de una tempestad sufrieron averías en sus maquinarias y quedaron a expensas del mar llegando así hasta la costa.

Las tareas para reflotar y sacar de allí las naves destrozaron completamente la playa de La Garrofera y Els Ferros. Además, la presencia de miles de visitantes destrozó también las dunas del delicado enclave.

Cabe esperar que la fortuna y los vientos no devuelvan el fuel a la costa.