Un directivo de Terra Mítica atribuye los sobrecostes en la construcción a imprevistos

El expresidente del consejo de administración de Terra Mítica Luis Esteban ha afirmado hoy que los sobrecostes en la construcción de parque de Benidorm se debieron a "inconvenientes que fueron surgiendo"y ha negado haber tomado decisiones "personales", sino que siempre las sometió al consejo.

En su declaración, en la cuarta sesión del juicio que se celebra en la Ciudad de la Justicia de Valencia, Esteban ha afirmado que lleva diez años esperando para declarar y que no tiene "ni idea"del coste que se planteó inicialmente para el proyecto de construcción, que según ha detallado alcanzó finalmente los 51.000 millones de pesetas.

"Cuando ya se inició la construcción el coste se calculó entre 42.000 y 45.000 millones de pesetas", ha explicado posteriormente, y ha añadido que se detectaron problemas como el abastecimiento de agua para un lago que se proyectó, o el descubrimiento de un vertedero en una de las zonas que se pretendía urbanizar.

"No es que se hiciera un 'master plan' equivocado, es que sobre el terreno fueron surgiendo inconvenientes", ha afirmado a preguntas del fiscal, y ha añadido: "Si donde se ha de colocar una construcción hay problemas eso es aparte, si hay un error no lo asume el contratista".

Preguntado por si los socios capitalistas participaron en el proyecto sin saber el coste estimado, Esteban ha respondido que se decidió un capital social inicial de 1.000 millones de pesetas y que "no solo estaba interesada la Generalitat en el parque, sino también el sector hotelero y servicios de Benidorm para hacer algo distinto al modelo sol y playa, un revulsivo".

Sobre el pago de supuestas facturas falsas que no obedecían a trabajos efectivos, el expresidente de Terra Mítica ha respondido a la fiscal: "Me ofende que me haga esa pregunta", y ha aclarado que no se dedicaba "al día a día"de la empresa.

"Si no es conforme una factura, el director económico-financiero, o su departamento, no debería haber dado el visto bueno", según ha explicado, una responsabilidad que ha atribuido a Miguel Izquierdo.

Esteban, que presidió también la sociedad previa (SPTA) a la constitución de Terra Mítica, ha negado conocer a uno de los principales acusados, el empresario Vicente Conesa, y ha reconocido que, como consignatario de buques, no tenía experiencia en el sector de la construcción.

"Un director de orquesta no sabe tocar todos los instrumentos, pero la dirige y suenan todos muy bien", ha apuntado.

Como sociedad privada, aunque participada por la Generalitat, Esteban ha explicado que Terra Mítica enviaba los proyectos a empresas "que podían estar interesadas"y que prácticamente en todos los casos el consejo de administración se pronunciaba de forma unánime sobre las adjudicaciones.

Preguntado por las protestas de algunos consejeros que constan en las actas del consejo por el exceso de gasto, ha reconocido que "algunas cuestiones se tuvieron que reconsiderar porque fueron surgiendo cosas que incrementaron el coste".

"Había una preocupación constante por que se acabase en verano del año 2000 aunque el coste pudiese ser un poco más elevado, porque de no ser así se hubiesen perdido ingresos", ha añadido Esteban a preguntas de las defensas, si bien posteriormente ha afirmado: "Que yo recuerde, nadie planeó nunca que hubiese sobrecostes".

Ha detallado que el coste final del parque rondó los 51.000 millones de pesetas.

A preguntas de la representación de Terra Mítica, Luis Esteban ha negado conocer a las empresas que supuestamente facturaron trabajos de jardinería al parque y ha afirmado que su contratación no pasó por el consejo ni por la comisión ejecutiva.