Una veintena de ex altos cargos deben devolver el subsidio por desempleo

Fabra anunció en el Debate de Política General la supresión de la indemnización de tres meses a altos cargos
Fabra anunció en el Debate de Política General la supresión de la indemnización de tres meses a altos cargos

Más de 20 ex altos cargos de la Generalitat están conminados a devolver las percepciones recibidas de la prestación por desempleo al haber cobrado una indemnización de tres mensualidades cuando cesaron de sus puestos. No tenían derecho a recibir este subsidio, puesto que ya habían percibido una compensación por su cese equivalente a tres meses de salario, según informaron fuentes institucionales.

En este sentido, cabe señalar que durante los últimos meses se ha estado negociando una interpretación de la Ley que diera cabida a la aceptación de esos casos. El resultado ha sido la negativa del Instituto Nacional de Empleo (INEM) a validar la situación, ya que la Norma marca que aquellos cargos que tengan derecho a cobrar una indemnización, no podrán percibir el seguro de paro.

De ahí, que la única solución para que los afectados puedan salvar la dificultad, se centra en la vía judicial, ya que elevar un recurso a una instancia superior, según las mismas fuentes, tiene todas las probabilidades de fracasar. Ahora, la Conselleria de Hacienda es la que entiende el asunto.

Al parecer, la distorsión en la Comunitat Valenciana respecto a la Administración central se debe a un defecto de forma o deficiente tramitación, ya que en ésta la indemnización para esos altos cargos es de dos años, lo cual sustituye sobradamente el período de desempleo. No sucede así en la Administración valenciana donde la compensación por despido es de tres meses.

Al revés legal se añade el grave perjuicio para aquellos que recibieron ese dinero mensualmente para sobrevivir y que ya lo tienen gastado.

El problema ha visto la luz pública como consecuencia del anuncio realizado por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, en Les Corts Valencianes exponiendo que retiraría la ayuda económica para los altos cargos destituidos.

El diario Levante-EMV recogía el lunes esta información y ponía como caso la situación del ex secretario autonómico de Turismo y Proyectos Estratégicos, Luis Lobón. Dimitió cuando fue imputado en el «caso Nóos» en mayo de 2012. Recibió la indemnización de tres meses y solicitó al Inem percibir el paro en un único cobro.

Lobón dimitió forzado por la llamada «línea roja» del presidente Fabra que no admite personas imputadas dentro de la Generalitat valenciana. Lo mismo ocurrió con el resto de imputados en este caso y en otros, como el «caso Cooperación».