Política

Unides Podem dinamita el reparto de despachos de los grupos de Les Corts

La formación de Dalmau quiere mayor visibilidad en el hemiciclo y aspira a ostentar alguna vicepresidencia

La nueva Junta de Síndics se reunió ayer para poner en marcha la actividad en Les Corts
La nueva Junta de Síndics se reunió ayer para poner en marcha la actividad en Les Corts

La formación de Dalmau quiere mayor visibilidad en el hemiciclo y aspira a ostentar alguna vicepresidencia

El traje de diputado le tira de sisa al síndico de Unides Podem, Rubén Dalmau. Durante la Junta de Síndics celebrada ayer el portavoz de la formación morada dinamitó un pacto entre los grupos para repartirse los despachos del edificio anexo al Parlamento Autonómico.

Todos los grupos, más o menos habían conformado su espacio creciendo o menguando en virtud de sus resultados electorales, cuando Dalmau reinterpretó estos y dijo que en su grupo no eran ocho sino diez, en referencia a las dos asistentes con las que cuenta la diputada sordomuda Pilar Lima. En idéntica situación se halla una diputada minusválida del PSPV que también cuenta con asistente y no han solicitado nada.

Por ello, pidió al PP que le cediera «el ático», una pequeña estancia en la cuarta planta del edificio aislada del resto del entorno. Y cuando Bonig iba a aceptar su cesión, Dalmau metió la pata diciendo que en ese despacho había estado el «corrupto» de Rafael Blasco y que el PP no lo había utilizado para nada. A Bonig le molestó el comentario fuera de lugar de Dalmau y se negó a dárselo, por lo que los grupos decidieron elevar a la Mesa de Les Corts la polémica para que sea el máximo órgano que adopte una salomónica decisión.

Todos los grupos coincidieron en valorar fuera de lugar la actuación de Dalmau que confundió el fragor del debate parlamentario con el «buen ambiente» que suele haber en las juntas de síndics... y pagó la novatada.

Por otra parte, Dalmau pidió más visibilidad en el hemiciclo y «bajar del gallinero» en alusión a que están en las filas más altas. También pidió más presencia en el Consell.

El síndic socialista, Manuel Mata, insinuó que los podemitas habían perdido escaños y que tanto el PSPV como Compromís les superaban ampliamente, aunque mostró su convencimiento de que encontrarían una solución «botánica».

Por su parte, el grupo Vox y su portavoz Ana Vega, que también se estrenó ayer en la Junta, pidió que su grupo estuviera presente «como oyente» en la Mesa de Les Corts, propuesta que apoyó Ciudadanos, pero no el PSPV ni Compromís. Desde el PSPV explicaron que la Mesa dirige el Parlamento de forma interna, incluso en materia laboral y que Vox era un partido que pretendía anular las instituciones, por lo que era un sinsentido que estuvieran.

Por último, los grupos no tomaron ninguna resolución respecto a las interpelaciones al Consell o a agrupar las votaciones al final de los plenos, como se hace en el Congreso de los Diputados.