Vila-Real corre en favor del Síndrome de Down

La III Carrera Solidaria de la Purísima se corrió ayer con tres modalidades distintas y el beneficio fue íntegro para la asociación

Algunos de los corredores en la II Carrera Solidaria de la Purísima que se celebró el pasado año en la localidad castellonense de Villarreal
Algunos de los corredores en la II Carrera Solidaria de la Purísima que se celebró el pasado año en la localidad castellonense de Villarreal

La III Carrera Solidaria de la Purísima se corrió ayer con tres modalidades distintas y el beneficio fue íntegro para la asociación

La III Carrera Solidaria de la Purísima de Castellón llega a su tercera edición, ésta vez el total del dinero recaudado será en beneficio de la Asociación de Síndrome de Down de Castellón. Este proyecto tratará la progresiva incorporación de los hermanos en la asociación que contribuirá una «fuente de vitalidad que ayudará a mejorar la calidad de vida de las personas con esta enfermedad» y también con discapacidad intelectual. Para que esta mejora sea posible se realizarán talleres con actividades y sesiones por edades para que puedan obtener un progreso.

La carrera se celebró ayer en la localidad de Vila-Real, que se puso las zapatillas para colaborar con esta iniciativa, obra de la Congregación de Hijas de María Inmaculada de Vila-Real.

El inicio de la carrera popular tuvo lugar en la Plaza de Sant Pasqual.

El precio para participar, independientemente de la categoría, fue de cinco euros y todo el dinero recogido fue destinado a la asociación. La competición se desarrolló en el circuito de carreras populares de Vila-Real.

Categorías Solidarias

Las categorías que se celebraron fueron una infantil, donde los más pequeños de la casa pudieron demostrar sus dotes como atletas en los 800 metros.

Los participantes en esta categoría recibieron un dorsal de corredor al igual que en las superiores.

La siguiente fue la juvenil, donde participaron los niños de entre once y catorce años de edad y registró una afluencia masiva.

A diferencia de la carrera de los infantes ésta tuvo una longitud de 1.400 metros.

Para finalizar se realizó la carrera de los adultos, para los mayores de catorce años.

Se realizó un circuito de cinco kilómetros.

Los participantes en la marcha que lo hicieron a pie comenzaron a la misma hora, pero se desviaron por un recorrido más corto y que estaba restringido por la policía.

Para el buen desarrollo de la prueba, el tiempo máximo previsto para realizar la carrera por corredor era de 40 minutos.

Los participantes que preveían que iban a tardar más pudieron elegir la modalidad de recorrido a pie.