Madrid

1.000 reclamaciones en una semana: “Las enfermeras estamos asfixiadas”

El Sindicato de Enfermería (SATSE) de Madrid denuncia la sobrecarga de trabajo

“Tenemos el mejor sistema de salud de España y debemos cuidarlo. Para ello debemos proteger a nuestros trabajadores”.

Publicidad

“Tenemos el mejor sistema de salud de España y debemos cuidarlo. Para ello debemos proteger a nuestros trabajadores”. Esta afirmación tan rotunda es de Teresa Galindo, secretaria general del Sindicato de Enfermería (SATSE) de Madrid. Ella es la impulsora de una nueva ampara dirigido al todo el sector de la enfermería para que denuncien la sobrecarga de trabajo que “sufrimos desde la crisis en el Servicio Madrileño de Salud (Sermas).

Lo que promueve este sindicato desde hace nueve días es que los profesionales de enfermería que consideren que llevan tiempo sufriendo una sobrecarga de trabajo, lo denuncien, acudan al servicio de riesgos laborales y pongan una reclamación. “En una semana ya hemos registrado más de mil”, subraya Galindo. Todas ellas con nombre y apellido. “No podemos permitir que esta situación se mantenga. De las 1667 horas diurnas que están estipuladas que debe realizar una enfermera al año, se están superando las 1.700”, subraya la portavoz. Y esta sobrecarga, ¿en qué deriva?

Crisis de ansiedad, insomnio, depresiones... son algunos de sus efectos. Y Galindo va más allá: “Se te puede morir un paciente”, dice rotunda. “Si no se cumplen las libranzas, las jornadas de descanso, no podemos cumplir con la gran responsabilidad que tenemos, que es cuidar a nuestro paciente”. La campaña busca visibilizar en todos los hospitales de la Comunidad la necesidad de gestionar mejor los recursos humanos, “se necesitan más enfermeras, más puestos fijos y menos eventuales”. Y es que de las 21.000 enfermeras que trabajan en el Sermas, “el 40 por ciento son interinas”.

De acuerdo con un estudio que ha elaborado Satse, la mayoría de los profesionales de enfermería trabajan un promedio de entre 46 a 50 horas semanales. Así, más del 50 por ciento de las enfermeras de la sanidad madrileña -no hay diferencia entre hospitales públicos y los de gestión privada- trabajan más de 50 horas semanales. “Estamos asfixiadas y con esta campaña queremos reflejar que la humanización de los hospitales no es sólo pintar las paredes del centro o ponernos una tele, si no que se debe crear un entorno saludable, cuidar a los trabajadores”, afirma Verónica Díaz, responsable de Salud laboral de Satse. “No pedimos más dinero, ni subidas de sueldo, sino que nos permitan concilia”, resalta la secretaria general.

Publicidad

Desde el sindicato denuncian que hospitales como La Paz, el 12 de Octubre o el Ramón y Cajal son donde más sobrecarga soportan los profesionales sanitarios. Los servicios más afectados son los de hospitalización, UCI o Urgencias. En estas unidades es donde más reclamaciones se han interpuesto porque es donde más precariedad laboral existe y donde la carencia de profesionales de enfermería es crónica. “Están acudiendo unidades enteras a poner las reclamaciones”, dice la responsable sindical.

Entre los efectos adversos que, desde Satse, indican que puede ocasionar la sobrecarga de trabajo. U estudio relacionado con la hospitalización indica que la incidencia media fue del 9,2%, de los cuáles el 43,5% podía derivar en una incapacidad permanente y el 7,4% podría relacionarse con la muerte del paciente. Por ello, “una vez se registren todas las reclamaciones, si el gerente no decide interponer medidas tendremos que solicitar una inspección de trabajo”, concluye Galindo.

Publicidad