143 llamadas al 112 relacionadas con el viento

La centralita de Emergencias recibió una oleada de avisos por incidencias relacionadas con caídas de ramas de árboles, cornisas y toldos. No hubo ningún suceso de gravedad

La mayoría de los avisos fueron por caídas de ramas de árboles en mal estado
La mayoría de los avisos fueron por caídas de ramas de árboles en mal estado

El fuerte viento que ha soplado por la tarde provocó más trabajo del habitual a los Bomberos de la región. Aunque todo el día hizo bastante viento, fue especialmente entra las 15:00 y las 19:00 horas cuando hubo más salidas de estos profesionales. La centralita de llamadas del 112 de la Comunidad de Madrid gestionó 143 llamadas por incidencias relacionadas con el viento entre las 12:00 y las 20:00 horas de ayer. De éstas, 103 fueron el Madrid capital y 40 en el resto de la región, según explicó ayer un portavoz de Emergencias-Comunidad de Madrid. Las salidas de los Bomberos de la Comunidad de Madrid fueron sobre todo por caídas de ramas o árboles de raíz, desprendimiento de cornisas, toldos o fachadas.

Los avisos que hubo en la región se concentraron principalmente en la zona sur, suroeste y el Corredor del Henares, según un portavoz del organismo regional.

En Madrid capital el centenar de intervenciones se concentraron entre las 15:00 y las 19:00 horas y fueron por los mismo motivos: caídas de ramas o árboles en mal estado la mayoría. Aunque todas las intervenciones fueron de carácter leve y, afortunadamente, no hubo que lamentar daños personales de gravedad, el incidente más destacado dentro de la capital se produjo en el Paseo de la Florida esquina con la Glorieta de San Vicente, según confirmó una portavoz de Emergencias-Madrid. Hasta allí se desplazó una unidad del Samur porque la rama de un árbol había caído de forma parcial sobre la cabeza de una mujer. Fue trasladada a un centro hospitalario para ponerle dos puntos de sutura, según las mismas fuentes.

También destacó otro incidente en la confluencia de las calles General Martínez Campos y Santa Engracia, en Chamberí. Coincidiendo con la hora de la salida en un colegio cercano, una racha de viento hizo caer una rama junto a una mujer –que fue atendida por sufrir un ataque de ansiedad y una pequeña contusión– , dos niños y su cuidadora. La mujer fue trasladad al Clínico para una valoración más profunda.

Otra rama de grandes dimensiones cayó en la calzada en torno a las seis de la tarde en la calle Doctor Esquerdo, cortando dos carrilles. Según el testimonio de la portera del inmueble más cercano, varios vecinos habían reclamado al Ayuntamiento que actuara porque advertían del peligro de este árbol. Se quejaron en diciembre y posteriormente en enero. Según estos vecinos, los técnicos del consistorio señalaron que el árbol no entrañaba ningún peligro para los viandantes.