209 calles en el limbo

El Comisionado de la Memoria Histórica creado por Carmena estudia peticiones para suprimir del callejero 182 vías y plazas, que se podrían sumar a las 27 cuya «purga» ya está confirmada

El Comisionado de la Memoria Histórica creado por Carmena estudia peticiones para suprimir del callejero 182 vías y plazas, que se podrían sumar a las 27 cuya «purga» ya está confirmada

Como cada 20 de noviembre, colectivos y asociaciones de Memoria Histórica se reunirán hoy en la Puerta del Sol. El principal objetivo de la concentración de este año es presionar al Ayuntamiento de la capital para que retire el nombre de aquellas «calles, plazas y monumentos que hagan mención a hechos relativos al golpe de Estado de 1936 y a la dictadura franquista así como de exaltación fascista». Una exigencia que llega justo cuando el Comisionado de la Memoria Histórica –creado a iniciativa de la alcaldesa, Manuela Carmena– se encuentra estudiando las peticiones recibidas en los últimos meses en torno a decenas de calles cuyo nombre podría violar la Ley de Memoria Histórica.

El pasado mes de julio, el Comisionado presidido por Francisca Sauquillo elaboró un informe con las 27 primeras vías y plazas que serán «purgadas» del callejero. Se incluyeron aquí las que en su nomenclatura tienen una «vinculación directa» con los sucesos de la Guerra Civil y la posterior dictadura: los generales Moscardó, Saliquet, Yagüe, Varela, Orgaz, Dávila, Asensio Cabanillas, Muñoz Grandes, García de la Herrán, además de otras vías como las plazas del Caudillo y de Arriba España o las calles de la Batalla de Belchite y de los Caídos de la División Azul, entre otras.

La revisión del callejero, sin embargo, amenaza con ir mucho más allá. Actualmente, el Comisionado se encuentra estudiando peticiones de distintas asociaciones en las que se solicita eliminar otras 182 calles. Cerca de treinta colectivos han hecho entrega al Ayuntamiento de estos listados, a los que ha tenido acceso este diario. Sobre 102 de estas calles, las asociaciones solicitantes no tienen duda: exigen al Comisionado y al Gobierno de Carmena su inmediata eliminación. En un segundo grupo, se encuentran otras 80 vías, sobre las que estas asociaciones tienen «dudas» acerca de si violan o no los supuestos establecidos en la Ley de Memoria Histórica. Para salir de dudas, exigen al consistorio el expediente administrativode concesión para, así, poder estudiarlo.

En el listado de calles sobre las que estos colectivos no tienen dudas están incluidas las 27 que el Comisionado la recomendó modificar. Sobre esa base, aportan otras 102 vías y plazas a rebautizar. De esta nómina llaman especialmente la atención aquellas con una nomenclatura que homenajea a personas que perdieron la vida en el conflicto. Es el caso de la plaza de los Mártires o las calles de las Mártires Concepcionistas,de los Mártires de la Ventilla, de los Mártires de Paracuellos y de los Mártires Maristas. En esta misma línea, solicitan la supresión de la calle de los Héroes del Alcázar o la del Torpedero Tucumán, que permitió la evacuación de 1.250 personas de la zona controlada por el bando republicano.

Respecto a las calles que homenajean a personas concretas, algunas de las propuestas que el Comisionado está estudiando afectan a ex alcaldes de la capital, como Alberto Alcocer –para cuya retirada, estos colectivos argumentan que «su hijo fue piloto del bando sublevado»–, el Conde de Mayalde o José Moreno Torres. Encabeza el listado la calle del escritor Agustín de Foxá, cuya petición de retirada se justifica en su vinculación con Falange. Otros personajes cuyos méritos para tener una calle en la ciudad están aparentemente alejados de sus posiciones políticas y que podrían perder este homenaje son el torero «El Algabeño» o José María Sánchez Silva, autor del relato infantil «Marcelino, pan y vino». También hay espacio entre estas peticiones de retirada para personalidades de la Iglesia como las calles del Padre Indalecio Prieto, el Padre Huidobro o el Padre Oltra. Se solicita también suprimir del callejero cualquier mención al término «paz» al suponer, según subrayan en el documento entregado al Ayuntamiento, un homenaje a «la victoria de los sublevados frente al gobierno legítimo de la República». De esta forma, propone retirar su actual nombre a la calle de la Paz (en el distrito Centro), al barrio de la Paz (Chamartín) y a la colonia de la Paz (Fuencarral-El Pardo).

Otro elemento reseñable de entre las solicitudes sometidas a estudio es que figuran vías que, en teoría, el Comisionado ya ha analizado. Se trata, por ejemplo, de las calles de Estanislao Gómez (Hortaleza) y Francisco Iglesias (Puente de Vallecas). La concejala de Cultura y Deportes, Celia Mayer, las incluyó en diciembre de 2015 en el listado de las 30 primeras calles que el Gobierno de Carmena procedería a retirar a lo largo de este año. Mayer, cuando aún tenía entre sus competencias la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, aseguró en Pleno que ambas nomenclaturas se referían a militares del bando nacional. Sin embargo, estas dos vías fueron bautizadas de esta forma años antes del inicio de la guerra en homenaje a dos empresarios madrileños que, en ningún caso, guardan relación con militares del bando franquista, tal y como han defendido sus familias.

En un segundo grupo, se encuentran 80 calles de las que, las asociaciones solicitantes, exigen los expedientes de otorgamiento. En esta segunda lista figuran, por ejemplo, las vías dedicadas al periodista César González Ruano, al escultor Pablo Serrano –cuya calle se probó en 1986– o al arquitecto López Otero, que diseño la Ciudad Universitaria y edificios emblemáticos en la capital como La Unión y el Fénix Español o el Hotel Gran Vía.

Protestas en el Valle de los Caídos

Varias organizaciones se concentraron ayer frente a la entrada del Valle de los Caídos para pedir su conversión en un memorial de la lucha antifranquista, al estilo, explicaron, de lo que se ha hecho con los campos de concentración nazis. Por otro lado, la Fundación Francisco Franco celebró su tradicional misa y La Falange realizó, como cada año, una manifestación que también concluyó en el Valle de los Caídos.