Acaba una noche de fiesta con una puñalada en el corazón

La Policía detiene a un colombiano tras agredir a un «amigo» durante una discusión en su piso de Carabanchel

Marco Tommy S. S., boliviano de 40 años, ingresó muy grave en el Hospital 12 de Octubre
Marco Tommy S. S., boliviano de 40 años, ingresó muy grave en el Hospital 12 de Octubre

Madrid- Llevaban toda la noche «tomando» pero decidieron continuar la fiesta en casa de Nelson (38 años) y Griselda. O, mejor dicho, en la vivienda que la pareja –que tiene alquilada una habitación donde viven con su hijo de cuatro años– comparte con otras dos mujeres desde hace apenas dos meses. Al otro matrimonio amigo, Tommy (40 años) e Irma, tampoco les importó tener a tres criaturas a su cargo: una adolescente de trece años (de ella) y dos niños más. Los ocho aparecieron en el piso de Vía Lusitana a las cuatro de la madrugada borrachos y armando escándalo. Sin ningún pudor, las dos parejas metieron a dormir a los pobres críos a un cuarto y ellos continuaron bebiendo sin preocuparles tampoco que las dos compañeras de piso, Ingrid y Adela, también trataban de descansar en sus cuartos. El exceso de alcohol y otras sustancias comenzaron a hacer efecto e Irma, según una de las testigos, comenzó a atacar verbalmente a su pareja, Tommy. Le decía que la trataba como una puta, que la odiaba y que le iba a matar. Él se encendió y comenzó a golpearla y a tirarle del pelo. La hija de ella, adolescente, que lo escuchaba todo desde el cuarto salió a defender a su madre y trató de meterla en la habitación para apartarla de Tommy, pero el hombre siguió dando golpes, fuera de sí, según las mismas fuentes. A todo esto, Nelson ya estaba en el sofá, durmiendo la borrachera y Grisela e Ingrid –que salió al pasillo al escuchar el escándalo que habían formado– trataban de calmar al individuo. No había manera. Griselda decidió despertar a Nelson para que echara él a Tommy.

No notaron que estaba herido

Pero los hombres también comenzaron a discutir y Tommy acabó golpeando a Nelson en la mandíbula, lo que le provocó una fuerte hemorragia. Las compañeras de piso llamaron a la Policía al ver que la situación empeoraba: no eran capaces de separarles. Fuera de sus casillas, el colombiano fue directo a la cocina y cogió un cuchillo, tirándo, de paso, el cajón al suelo. Fue directo hacia su «amigo» y le clavó el arma blanca en el corazón, pero ninguna de las dos mujeres lo vio en ese momento. La testigo sí presenció cómo Nelson tiró el cuchillo a la mesilla del salón, pero pensó que no lo había llegado a utilizar, asegura. Sin embargo, Tommy se desvaneció y cayó al suelo del pasillo. Pensaron que estaba borracho y no le prestaron más atención. Cuando la Policía llegó al bajo D del número 42 de Vía Lusitana, la situación se había calmado pero al ver a Tommy y moverle, los agentes se dieron cuenta que estaba apuñalado. Eran cerca de las 8 cuando el Samur consiguió salvarle practicándole un drenaje pericardiaco y le llevaron muy grave al 12 de Octubre, donde anoche permanecía con vida. Nelson, el único colombiano (el resto son bolivianos), seguía en los calabozos de la comisaría de Carabanchel.