Macrorredada en El Gallinero por el robo de cobre

Algunos de los detenidos por la Guardia Civil
Algunos de los detenidos por la Guardia Civil

http://widget.smartycenter.com/webservice/embed/9882/1625750/600/338/0/0/0/100/1

La operación fue instruida por un juzgado de Albacete a raíz del robo de cable de cobre en un pueblo de esta provincia pero, al encontrarse los presuntos autores en el poblado chabolista de la capital conocido como El Gallinero (cerca de la Cañada Real) participaron en el operativo miembros de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid. El origen es un delito contra el patrimonio tras el robo de cable de cobre en huertos solares y polígonos industriales, según explicaron ayer a Europa Press fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Albacete. Aunque había cerca de medio centenar de arrestos previstos, finalmente rondaron la treintena. Para ello, fueron necesarios unos 150 efectivos de distintas unidades de la Guardia Civil y Policía Municipal de Madrid, ya que el poblado chabolista se encuentra en el término municipal de la capital. Concretamente, en el operativo participó un helicóptero, efectivos del Seprona de la Guardia Civil, del Escuadrón de Caballería de Valdemoro y de la Unidad ARS de Valdemoro, además de Unidad de Protección de Madrid y 30 efectivos de Albacete, de la unidad orgánica de la Policía Judicial de Guardia Civil. Fuentes del Instituto Armado explicaron que el dispositivo se montó a primera hora de esta mañana (sobre las 7:50 horas) y que se investiga si el material está almacenado en este poblado madrileño o es aquí donde se hace la distribución del mismo. Por su parte, un portavoz de Emergencias Madrid explicó a Europa Press que el Samur, que acudió al lugar en prevención con dos unidades, tuvo que atender a una mujer de 37 años con una brecha en la cabeza y fue trasladada al Hospital Infanta Leonor porque requería puntos.

De forma paralela a la intervención policial, la operación afectó a los niños del poblado chabolista donde viven, en su mayoría, familias de origen gitano-rumano. Mientras se mantenía la presencia policial en la zona, los voluntarios que trabajan habitualmente en El Gallinero alertaron que al menos unos 50 niños no habían podido asistir a clase y que han sufrido ansiedad y estrés.

En un comunicado, Save the Children mostró su preocupación por los sucesos ocurridos ayer, «en presencia de los 300 niños que viven en el poblado». La ONG tuvo conocimiento de lo ocurrido a través de los voluntarios que habitualmente trabajan con los niños del poblado y que explicaron a la organización que alrededor de medio centenar de menores no pudieron asistir a clase y que «muchos» sufrieron estrés y ansiedad «por la presencia desde primera hora de la madrugada de decenas de agentes armados». La ONG criticó que la operación hubiera comenzado cuando los menores aún no habían salido del poblado para acudir a sus centros escolares. «Save the Children está preocupado especialmente por la situación de violencia ambiental a la que se vieron sometidos los niños después de que la Guardia Civil rodeara el poblado y un helicóptero sobrevolara la zona», dijeron. Aunque la ONG habla de un gran «impacto psicológico» para estos niños, no es la primera vez que viven algo así y están acostumbrados a la presencia policial.