Así funcionan los "táser"que utilizará la Policía Municipal de Madrid

El Ayuntamiento distribuirá 200 de estos dispositivos, que costarán 500.000 euros

Modelo de "táser", dispositivo eléctrico defensivo de control
Modelo de "táser", dispositivo eléctrico defensivo de control

El Ayuntamiento distribuirá 200 de estos dispositivos, que costarán 500.000 euros.

El gobierno de Madrid iniciará los trámites para dotar a la Policía Municipal de los dispositivos eléctricos defensivos de control conocidos como táser, dadas las continuas intervenciones en las que los policías se ven inmersos y en las que deben intervenir usando medios proporcionados y garantistas para la seguridad de todos. Así lo ha anunciado el alcalde José Luis Martínez-Almeida durante la celebración esta mañana del Pleno ordinario.

El Consistorio adquirirá 200 de estos dispositivos, que serán distribuidos entre las 22 unidades de la Policía Municipal de distrito (el de Centro cuenta con dos unidades) y algunas unidades policiales específicas (UAS, Medio Ambiente...). Los policías municipales serían instruidos para su empleo y superarán una capacitación específica. La inversión será de unos 500.000 euros, unos 2.000 euros por equipo. Cada uno de ellos incluye el dispositivo y una cámara de visionado y grabación para registrar cualquier intervención. Los equipos estarían instalados en los vehículos policiales.

Desde el Ayuntamiento señalan que la incorporación como dotación personal de estos dispositivos permitiría abordar situaciones operativas en las que "se deba hacer uso de la fuerza sin emplear armas de fuego, ofreciendo una alternativa moderada en situaciones de crisis al constituir esta herramienta un sistema técnico incapacitante". Su uso se llevaría a cabo en este tipo de situaciones y "cuando resulten ineficaces otros medios no violentos para inmovilizar, detener o impedir la fuga de una persona que manifieste un peligro inminente de lesionar a terceros o a sí misma, cuando deba ejercerse la legítima defensa propia o de terceros y cuando deba impedirse la comisión de un delito". La utilización de este dispositivo, en todo caso, lo deberán llevar a cabo los agentes bajo los habituales principios de proporcionalidad, congruencia y oportunidad.

Alto voltaje

Los dispositivos eléctricos de control, señala el Consistorio, emplean alto voltaje y baja intensidad que provocan, al usarse, que los músculos de quien reciba la descarga se contraigan involuntariamente mediante una parálisis temporal. Esto permite que la detención del individuo se realice de una manera segura. Los modelos más habituales, como los de la marca Taser, lanzan dos dardos unidos al arma mediante cable, de tal manera que al alcanzar el cuerpo se transmite la carga que provoca la parálisis temporal del sujeto. Alemania, Reino Unido, Canadá, Estados Unidos y Noruega son algunos de los países en los que estos dispositivos se utilizan ampliamente. Naciones Unidas también recomienda su uso frente a las armas letales, lo mismo que otros organismos internacionales de apoyo a los derechos humanos bajo determinadas premisas.