Avance del programa electoral para 2019

Los comicios de mayo estuvieron presentes en las réplicas de la oposición y los apoyos en las gradas.

Los comicios de mayo estuvieron presentes en las réplicas de la oposición y los apoyos en las gradas.

Como un brindis al sol, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, pidió que se hablase de la ciudad y no de las elecciones. Vano intento que ella misma se encargó de dinamitar a primeros de mes cuando anunció su intención de liderar de nuevo una lista y abrió el melón de los comicios municipales de mayo de 2019. Todos los grupos políticos representados en el Ayuntamiento de Madrid entraron en la carrera electoral durante sus intervenciones.

Para empezar, Begoña Villacís de Ciudadanos desmontó prácticamente una por una las cifras de méritos económicos con las que Carmena inició su discurso. Para la portavoz de la formación naranja, que utilizó una nada sutil tarjeta con el logo de su partido como apoyo para su réplica, la alcaldesa se ha contagiado del «efecto Cibeles» y «ha estado más veces viajando internacionalmente que pisando barrio», como sí, recalcó, ha hecho Cs. También criticó, a la par que otros partidos, el uso constante de videos «con gente aplaudiendo su gestión» durante las palabras de Carmena.

Mucho más contundente fue Purificación Causapié que, pese a reprochar las palabras «electoralistas» de Villacís, se lanzó de inmediato a conquistar el voto socialista especialmente en los distritos que Ahora Madrid les arrebató en las pasadas elecciones municipales. «Hay que mirar al sur y al este» y «hacer grandes inversiones» para «atajar las diferencias territoriales y sociales de la capital desde los valores de la izquierda, el socialismo y el feminismo», afirmó, a la vez que lamentó la «falta de autocrítica» de las políticas de Carmena, sin comentar que ésta gobierna gracias al apoyo socialista.

Un apoyo que el portavoz del PP, José Luis Martínez-Almeida no dudó en recordar para arremeter contra el «tándem PSOE-Ahora Madrid». Con su habitual retahila «anti-carmenadas», Martínez-Almeida se dedicó a recalcar las incoherencias de la alcaldesa sobre el programa político, el uso del coche oficial o su reelección, entre otras. También avanzó el proyecto del PP para recuperar la ciudad que han usado «como moneda de cambio de la izquierda», para recuperar «el orgullo de ser la capital de la nación».

Por su parte, la portavoz de Ahora Madrid, Rita Maestre, contribuyó con su discurso a apuntar los huecos del de la alcaldesa y resumió la acción de gobierno tanto en los éxitos políticos medioambientales o culturales como en los acuerdos logrados. Del mismo modo reprochó a la oposición sus críticas sin proponer alternativas que se mostró dispuesta a valorar. Por último, agradeció el trabajo de su equipo y llamó a continuar con él «si los madrileños quieren».

Pero el debate electoral no estaba sólo en las bancadas. En la grada los apoyos de cada grupo municipal brillaban por su presencia y por su ausencia. Con Ciudadanos estuvo el portavoz de la Asamblea Ignacio Aguado, al igual que el del PSOE, Ángel Gabilondo y parte de la dirección regional del partido, aunque ganó por goleada el PP, con la presencia de Andrea Levy y el presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, entre otros muchos. Sonada fue la ausencia del candidato a la Asamblea, Íñigo Errejón, que dejó solo al ex Jemad, Julio Rodríguez.