Carlos Chaguaceda: «La gente viene a Madrid con ganas de comprarnos»

El Director General de Turismo de la Comunidad de Madrid se «estrena» en el cargo con su primera Feria de Turismo de Madrid FITUR, una de las más importantes del mundo con un único objetivo: atraer más visitantes a la región.

Competir en Fitur es casi tan difícil como buscar un nuevo eslogan a la marca de bebidas más famosa del mundo, pero al ex director de Comunicación de Coca-Cola, reconvertido en director general de Turismo de la Comunidad de Madrid, no le asusta el reto. Desde el pabellón 10 de Ifema está convencido de que Madrid es imbatible para aquellos que buscan algo más que sol y playa para sus vacaciones.

–¿Madrid es la chispa de la vida?

–Madrid es la chispa de la vida para millones de personas que vivimos aquí y desde luego para cualquiera que nos conoce.

–¿Y es fácil o difícil de vender como destino turístico?

–Madrid es muy fácil de vender. Es más, creo que la gente cuando viene a nuestra región viene con ganas de comprarnos, porque tiene mucha mejor imagen y mucho más atractivo del que, a veces, los madrileños nos pensamos. Otra cosa es que en este mundo tan competitivo nunca se hace la suficiente promoción, porque no basta con ser un buen destino, hay que ser el mejor destino. Esto es como un proceso electoral permanente en el que la gente tiene miles de opciones y siempre tienes que recordar que Madrid está ahí y que merece la pena venir. Aspiramos a ser el primer destino turístico de España.

–¿Hay mucha competencia con otras regiones?

–Aquí hay un ambiente de camaradería. España es muy grande, muy diversa, notamos las distancias entre unos y otros, pero si nos ponemos en una escala global, no hay diferencias. Para una persona que venga, como ha abierto Iberia ahora las líneas a Tokio y a Shanghái, desde 12.000 kilómetros, los 60 que hay a Toledo, los 90 que hay a Segovia o los 200 a Cuenca no les parecen distancias relevantes. Madrid tiene que ser el estandarte de España para vender España a nivel internacional.

–¿Los extranjeros siguen pidiendo flamenco y toros?

–No sólo. Piden espectáculos futbolísticos de primer nivel, piden el día del orgullo gay, piden museos incomparables... Cada vez más el mundo del turista no es el de un turista monolítico sino que es poliédrico como la personalidad de cualquiera. Incluso los que vienen a una feria de negocios como ésta al final quieren ver algo que en su ciudad no ven y eso puede ser el flamenco, los toros, El Prado, el Real Madrid, el Atlétic o puede ser el Parque Nacional del Guadarrama. Lo importante es tener una oferta muy abierta.

–Pero en el estand han apostado por el chocolate con churros, el fino y el jamón.

–Hay clásicos de la gastronomía que a nadie le importa repetir.

–¿Es un problema que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, haya quitado la oferta taurina de la web de turismo del Ayuntamiento?

–Ahora mismo en Barcelona no hay espectáculos taurinos pero los negocios que están al lado de la Sagrada Familia lo que más venden son los carteles de toros y muñecas flamencas. Creo que las esencias de un país son mucho más fuertes. Precisamente son esencias porque están arraigadas en el alma de la ciudad y en la imagen que los demás países tienen de aquí. No se construye una identidad renunciando a tradiciones sino aportando nuevas, construyendo.

–¿Salvará ese escollo la nueva marca única de turismo de Madrid?

–Lo importante es que la marca única nos permita ser más fuerte y llegar más lejos. No tiene sentido andar con divisiones administrativas y este estand es una prueba de ello porque estamos juntos Comunidad y Ayuntamiento. En un mercado global como es el mundo intentar explicar a alguien que Aranjuez o El Escorial no son Madrid es muy complicado. En un mercado internacional en el que cuando vas a París, vas a Versalles; cuando vas a Londres, tienes Oxford; cuando vas a Bruselas vas a Gante y cuando vas a Florencia vas a Pisa, todos queremos experiencias y acumularlas. Hay que aprovechar el gancho que tiene Madrid y enriquecer esa propuesta para que la gente no sólo se quede en la gran urbe sino que disfrute de las ventajas de una naturaleza maravillosa y unos entornos con tres ciudades patrimonio de la Unesco que están a menos de 45 kilómetros.

–A Madrid vienen sobre todo turistas americanos ¿están a la caza del visitante asiático?

–Nosotros intentamos atraer a todo el mundo que venga con ganas de pasarlo bien y de tener una experiencia maravillosa. Madrid tiene un porcentaje más o menos del 55% de turismo nacional y del 45% de extranjero y nuestro objetivo es crecer en esta segunda parte para equilibrar un poco la balanza. Cuando eres demasiado dependiente del mercado doméstico, estás sometido a los vaivenes de la economía de un solo país, en este caso, España. Ahora estamos en un momento muy bueno en el que se están abriendo rutas muy interesantes a destinos de alto potencial y se calcula que este año 2016 cien millones de chinos saldrán a conocer el mundo y esa es nuestra apuesta. Además, los estadounidenses vinieron mucho el año pasado y se espera que este también lo hagan, beneficiados por la subida del dolar. Tanto los turistas americanos como los asiáticos en general tienen un perfil de turismo urbano. No están buscando sol y playa sino una experiencia cultural, gastronómica, patrimonial y en eso Madrid es imbatible. Creo que si nos situamos fuerte ahí estaremos sentando las bases del crecimiento a largo plazo.

–¿Qué idea tiene el turista que viene a Madrid y con qué idea se va?

–Hay una constante que se repite y es que la gente cuando se va dice que Madrid es mejor de lo que esperaba. Y eso te indica dos cosas: que somos muy valiosos y que podemos todavía hacer un gran trabajo de comunicación y marketing para que venga más gente, no siendo nuestro objetivo que venga gente por llegar a números históricos sino por conseguir lo sería un crecimiento inteligente, que el aumento del número turistas que lleguen a Madrid sean turistas que aporten a la riqueza general de la Comunidad.