Carmena no encuentra barrenderos que hablen wolof

No cubre las plazas de operarios de limpieza que dominen esta y otras lenguas minoritarias.

Uno de los talleres en los que los aspirantes aprenden nociones de jardinería y limpieza viaria
Uno de los talleres en los que los aspirantes aprenden nociones de jardinería y limpieza viaria

No cubre las plazas de operarios de limpieza que dominen esta y otras lenguas minoritarias.

Ante el creciente descontento entre los vecinos de la capital por la suciedad en las calles, una de las iniciativas del Gobierno de Manuela Carmena ha sido la puesta en marcha programas piloto de concienciación para Vallecas y Centro. En el caso de este último distrito, el programa «Cuidamos Centro» incluye 15 plazas de dinamizadores medioambientales. Los elegidos aprenderían nociones básicas de jardinería y limpieza viaria para posteriormente, en la fase práctica, «educar y enseñar a los vecinos a cuidar del barrio». En la convocatoria, se precisaba que un tercio de las plazas estan reservadas a personas con dominio de uno de estos idiomas: wolof (dialecto mayoritario en Senegal), bengalí (lengua de Bangladesh) y chino. El plazo de presntación de candidatos ha terminado y el equipo de Carmena no ha conseguido dar con estos aprendices de barrenderos.

La iniciativa echó a andar a principios de mes. La Agencia para el Empleo, dependiente del área de Equidad y Derechos Sociales, comenzó entonces la busqueda de estos 15 «dinamizadores medioambientales». En concreto, fue el pasado 4 de enero cuando el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid publicó la convocatoria que regula el procedimiento de acceso al taller de formación y empleo para «dinamizadores medioambientales» que se realizará en el desarrollo del proyecto «¡Cuidamos Centro!». Como ya se hizo en Vallecas, el equipo de Ahora Madrid convocó estas 15 plazas con el fin de formar a personas en situación de desempleo para que «realicen labores reales de limpieza y jardinería». Cinco de las plazas estaban reservadas a tres personas con conocimientos de bengalí, a una que se manejara a nivel conversación el wólof –una lengua hablada en Senegal y Gambia, nativa de la etnia wólof y que tiene más de cuatro millones de hablantes nativos– y a otra más que hablara chino.

Ayer, el Boletín Oficial del Ayuntamiento constataba el fracaso de esta singular convocatoria y ampliaba el plazo de la misma hasta el próximo 5 de febrero con la esperanza de que algún vecino que hable alguno de estos tres idiomas pueda responder a la llamada del consistorio. «A la vista del insuficiente número de candidatos para las plazas en las que se requería nivel conversacional de los idiomas recogidos en las bases específicas de este proyecto, se hace precisa la apertura de un nuevo plazo de inscripción que permita cumplir los objetivos previstos», recogía la nueva resolución firmada el pasado martes por la gerente de la Agencia para el Empleo de la ciudad.

A pesar de la ausencia de candidatos, los datos estadísticos del propio Ayuntamiento apuntan a que los posibles interesados no se han sentido atraídos por la convocatoria. Con fecha de 1 de enero de 2016, en el distrito Centro viven 1.797 personas de nacionalidad china, y, sin embargo, no se ha logrado cubrir la única plaza reservada a los hablantes de este idioma. En lo que concierne al bengalí, Centro es la zona de Madrid en la que viven más personas que puedan dominar esta lengua: en sus barrios residen 2.531 personas procedentes de Bangladesh. También viven este distrito 537 personas de Senegal y, por tanto, susceptibles de poder hablar wolof. En ninguno de los tres casos se ha logrado el objetivo.