Madrid

Pinchazo de Carmena en el Madrid Arena

Retrasaron una hora el evento para tratar de completar el aforo del Madrid Arena pero aún así quedaron muchas gradas vacías a Valdebebas, además de abrirlo los fines de semana las 24 horas.

Retrasaron una hora el evento para tratar de completar el aforo del Madrid Arena pero aún así quedaron muchas gradas vacías a Valdebebas, además de abrirlo los fines de semana las 24 horas.

Publicidad

Con un hora de retraso comenzó el acto central de campaña de Más Madrid convocado en el Madrid Arena donde confiaban en completar un aforo para el cual habían sacado más de 6.500 entradas a la venta pero que, finalmente, no lograron cubrir y se quedaron, según las cifras preliminares de la organización, en torno a 5.000 personas. De hecho, cuando pasaba de media hora la espera de los que ya habían entrado para que se iniciara el evento, dos organizadores aseguraron a los asistentes que había una larga cola esperando a entrar que, como comprobó LA RAZÓN, no existía.

El baile de cifras de asistencia fue constante en las distintas intervenciones, que lo mismo decían el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo y la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid y número 2 de Íñigo Errejón, Clara Serra, que eran más de 5.000, que al concejal de Participación Ciudadana, Pablo Soto, se le escapaba que había logrado más votos Ciudadanos en las últimas elecciones municipales, que las personas que había en el Madrid Arena. Incluso Íñigo Errejón trató de decir que ellos no se dedican a “contar asientos, sino sonrisas”, para, a continuación, decir sucesivamente que había 6.000 y luego 7.000 personas en el mitin.

Publicidad

El desanimo en los rostros antes de empezar se notó en los discursos que carecieron de la pasión que sí habían mostrado en otros eventos como en el de inicio de campaña en Orcasitas. El candidato autonómico repitió otra vez su mantra “vota” para tratar de levantar a la audiencia, a la que tan sólo consiguió poner en pie cuando criticó a la candidata del PP a la alcaldía de Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo. Y es que a quien todos esperaban era a Manuela Carmena, que arrancaba aplausos en casi cada frase y levantó al público cuando recordó a sus compañeros asesinados en Atocha, “héroes de la democracia”. Sin duda la ovación mayor la obtuvo la regidora, auténtico fenómeno de masas que, con todo, no sumó lo que esperaba en el Madrid Arena.

Publicidad

En los discursos, centrados en el ataque al PP y a VOX, no hubo grandes anuncios, sino una fuerte llamada a la movilización, que Errejón escenificó enseñando la papeleta para insistir, además en que son la única alternativa, en un claro mensaje contra Madrid en Pie y Podemos, contra quien cargó especialmente la portavoz municipal, Rita Maestre. En esto abundó Carmena, que aseguró que habían tenido un trato “leal” con todas las empresas que creían que iban a paralizar Madrid, e insistió en que “no se puede vivir de espaldas a ellas”, pero se les debe exigir que aporten a la sociedad y puso como ejemplo el conflicto con el grupo Wanda que quería desmontar el edificio España, frente al proyecto hispano-portugués de Riu y el grupo Baraka.