Carmona amenazó en otra protesta a dos empleados que trabajaron

La Razón
La RazónLa Razón

Durante la huelga general del 29 de septiembre de 2010, Juan Carmona amenazó a dos empleados de ESMASA que no quisieron participar en los paros. A primera hora de la mañana, el sindicalista de CC OO se acercó en un coche a los dos trabajadores que estaban limpiando la plaza de Santo Domingo de Alcorcón y, sin siquiera saludar, comenzó a gritarles «¿No te da vergüenza o es que no tienes ninguna?». Además, Carmona estaba acompañado en el vehículo por otras tres personas que le jalearon los gritos. Puesto que uno de los empleados, que además era capataz, conocía al representante sindical, se acercó al coche para explicarle que no era una cuestión de vergüenza, sino que, simplemente, no estaba de acuerdo con la convocatoria de huelga general. La respuesta de Carmona y, especialmente de los ocupantes del coche, fue responderle con gritos e insultos, llamándole «perro» y advirtiéndoles de que se atuviera a las consecuencias si no secundaba el paro general desde ese momento. Pese a que, acto seguido, Carmona se fue de allí, la amenaza fue tan violenta que a la otra trabajadora le dio un ataque de nervios hasta el punto que pidió irse a su casa. El capataz consiguió tranquilizarla y se dirigió a otro zona, pero cinco minutos después la trabajadora le llamó por teléfono y le dijo que se marchaba a casa pese a que le ofreció cambiar de lugar de trabajo. Ante estos hechos, el operario decidió comunicar a ESMASA la actuación y las amenazas del representante de CC OO en el comité de la empresa y sus tres acólitos. En una carta, el trabajador denunció cómo la intimidación de Juan Carmona les había impedido ejercer su libre derecho al trabajo durante la huelga general.