Cascallana gastó 3.179 euros en comidas de «cooperación»

El jefe de Gabinete del ex regidor autorizó, entre otros gastos, 22 menús y «asistencia al espectáculo» en Casa Patas

Poco parecía importar que, por aquellas fechas, la tasa de paro en Alcorcón superara las 13.000 personas y que se hubiera duplicado en apenas tres años. El equipo de Gobierno del ex regidor socialista Enrique Cascallana, con las arcas municipales ya tiritando, no escatimaba en algunos gastos a todas luces superfluos. El proyecto de cooperación Melgodepro, para fomentar la alianzas entre pueblos y el desarrollo de políticas públicas de cohesión social en países latinoamericanos, supuso unos gastos en 2010 que se podían haber minimizado. Y es que no se trata de inversiones públicas para el desarrollo de estos pueblos, sino de gastos en «comilonas», espectáculos de flamenco, noches de hotel y transporte para los invitados a unas conferencias de cooperación. El asunto consistía en «transferir conocimientos en materia de empleo y desarrollo, emprendimiento, formación profesional y empleo». Autorizó los pagos Pedro Moreno Ródenas, el que era jefe de Gabinete de Cascallana, a nombre de quien estaban las facturas que pagaron los alcorconeros. En febrero de 2010 se autorizaron 11.000 euros en concepto de «reuniones, conferencias y cursos» y en diciembre del mismo año, 2.503 euros en concepto de logística (vuelos, trenes hotel...) de ponentes y participantes en los talleres de cooperación del proyecto Melgodepro.

Al encuentro asistieron siete participantes, a quienes se les pagó el viaje (hasta vuelos desde El Salvador) y la estancia en el hotel de tres estrellas La Princesa, en Alcorcón. Aunque la conferencia se celebraba entre los días 15 y 19 de febrero, también se pasó una factura en el mítico y lujoso restaurante Adolfo de Toledo, donde seis personas se sentaron a degustar «delicatessen» como jamón ibérico de bellota, hígado «grillé» y tomate confitado, lubinas y perdices. ¿La factura? 531 euros.

Para cuando los invitados llegaron, los socialistas de Alcorcón debieron pensar que qué mejor carta de presentación para mostrar la cultura española que una cena y un buen espectáculo de flamenco. Casa Patas era un lugar donde podían cenar y, de paso, ver el espectáculo, así que allí fueron seis comensales y espectadores. El tradicional y castizo local de Las Vistillas pasó una factura de 468 euros al Ayuntamiento de Alcorcón (con la autorización sellada de «conforme con cantidad y precio» del jefe de gabinete) por el servicio de «seis menús y asistencias al espectáculo». Tanto la comida como el baile debió de ser del agrado de los asistentes porque al día siguiente, el 17 de febrero de 2010, volvieron 22 personas. Los menús y la asistencia al espectáculo de aquel día, sin embargo, ascendieron a nada menos que 1.719 euros, que Pedro Moreno autorizó con su firma. También en concepto de «Cooperación internacional/proyecto Melgodepro» se abonaron otros 1.260 euros en el mismo hotel de la localidad. Sin embargo, en la factura no se especifica ni cuánta gente se alojó ni durante cuánto tiempo, simplemente un total de 1.348 euros a fecha de 24 de febrero de 2010. Además, en el sello de la misma factura pone que se debe presentar para «justificar la subvención otorgada por la Comisión Europea par el proyecto Melgodepro».