El Ayuntamiento ve «prácticamente imposible» evitar los atascos

Doscientos brigadistas forestales llegados de Valladolid cortaron el centro de Madrid en una protesta para reivindicar mejoras laborales y provocaron grandes atascos
Doscientos brigadistas forestales llegados de Valladolid cortaron el centro de Madrid en una protesta para reivindicar mejoras laborales y provocaron grandes atascos

La responsable de Movilidad dice que las congestiones de tráfico son también problema de la falta de más carriles Bus VAO y de las «malas frecuencias del metro»

«Es prácticamente imposible evitarlo». Con estas palabras respondió ayer el titular de Salud, Seguridad y Emergencias del Gobierno de Manuela Carmena a las preguntas sobre el atasco de cinco horas –el segundo en menos de diez días– que se registró a primera hora del lunes en Madrid. Javier Barbero compareció ayer en la comisión del ramo para ofrecer los datos del operativo que estuvo en la calle mientras la capital vivía kilómetros de atascos a principios de mes. Hasta 1.074 agentes de la Policía Municipal participaron en los 791 incidentes que se registraron el pasado 5 de octubre. Un atasco del que, según el edil, «han aprendido» porque entonces, reconoció, la respuesta no fue lo «suficientemente adecuada». Este lunes, tras revisarse el protocolo de actuación entre los agentes municipales y los de Movilidad, los barrios periféricos contaron con la presencia de 65 patrullas o, lo que es lo mismo, 130 policías municipales repartidos en puntos fijos para regular el tráfico en dispositivos con carácter permanente que no se cambian aunque la situación del tráfico empeore o mejore en unos u otros barrios de la capital. Además, ante la ratonera, y «al no haber suficientes agentes de Movilidad», el servicio se reforzó con 84 policías más (47 patrullas) que atendieron 18 accidentes de tráfico sin heridos. «Se reacciona lo antes posible», aseguró Barbero, quien, sin embargo, quiso recordar que «octubre es el mes con más tráfico» o que, según la serie histórica de embotellamientos en la capital «en octubre otros años se han producido atascos en innumerables ocasiones». A estas explicaciones añadió que los lunes siempre se registra un incremento de tráfico (de casi un 10% desde primera hora según los datos del día 5) y que, además, era primero de mes y llovía. «No hay una sola causa», echó balones fuera el responsable de Seguridad y Emergencias antes de recordar que «no hay una sola causa» para explicar el motivo por el que se producen los embotellamientos y que otra de las razones del caos circulatorio puede ser «también la coordinación de los profesionales». ¿Hay solución?: «Cuando un día se concentra un número determinado de incidentes en determinados cruces, se haga lo que se haga, es prácticamente imposible evitar un atasco de estas dimensiones», añadió Barbero, que no fue el único miembro del Ejecutivo de Carmena que se refirió ayer a los atascos.

Inés Sabanés, concejal de Medioambiente y Movilidad, aseguró que «los atascos tienen una relación entre las tres administraciones que convivimos en Madrid: la ciudad, el Ministerio de Fomento, que gestiona la M-40 y es responsable de los Bus-Vao y la Comunidad, que además gestiona el Metro», comentó la edil en declaraciones recogidas por Efe. La responsable de Movilidad prefirió achacar los atascos a «las malas frecuencias de Metro» o a que el Gobierno central «de momento no ha considerado» ampliar a otras vías de acceso a la capital este tipo de carriles (en referencia al buen funcionamiento del Bus VAO de la carretera de La Coruña). La presidenta regional, Cristina Cifuentes, no se lo pensó a la hora de contestar a las críticas del Ayuntamiento de Madrid y pidió al Gobierno de la capital que desbloquee la «Operación Chamartín», que contempla la reforma del nudo norte de la capital además de la construcción de 17.000 viviendas, y que no eluda «lo que es una competencia directa, su responsabilidad, que es trabajar para mejorar la circulación, la movilidad y el tráfico. Y, de paso, si se esmeran en la limpieza, será muy de agradecer, porque cada vez la circulación está peor y cada vez la ciudad está más sucia», dijo.

Tampoco convencieron las explicaciones a Inma Sanz, su compañera de partido en el consistorio. La concejala del PP acusó al Ejecutivo de Ahora Madrid de no dar prioridad a la coordinación entre agentes municipales y de Movilidad «por motivos ideológicos».