Madrid

El PP se plantea la expulsión de Garrido si no renuncia al acta de diputado

A primera hora de la mañana de hoy, Garrido ha presentado su baja en la Junta Electoral de Madrid como candidato por el PP a las elecciones europeas

El Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid se plantea la expulsión del ex presidente regional Ángel Garrido si no presenta su renuncia como diputado por el PP antes de las 14:00 horas de mañana.

Publicidad

El Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid se plantea la expulsión del ex presidente regional Ángel Garrido si no presenta su renuncia como diputado por el PP antes de las 14:00 horas de mañana, la hora límite de horario de registro en la Cámara de Vallecas.

De momento, a primera hora de la mañana de hoy, Garrido ha presentado su baja en la Junta Electoral de Madrid como candidato por el PP a las elecciones europeas, en la que figuraba como número cuatro.

El Grupo espera, no obstante, no verse forzado a optar por la expulsión y espera que formalice su renuncia mañana, antes de las 14:00 horas, la hora de cierre del registro, ya que hoy no ha hecho el trámite. En este caso, podría pasar al Grupo de No Adscritos y adquiriría la condición de diputado raso.

Garrido renunció a su sueldo como presidente regional cuando pasó a formar parte de la lista al Parlamento Europeo por el PP. A día de hoy, recibe un salario como diputado del PP. Además, percibe un suplemento al formar parte de la Diputación Permanente de la Asamblea, el órgano de gobierno cuando se disuelve la Cámara. Si pasara al Grupo de No Adscritos, se convertiría en diputado raso. El sueldo base de un diputado de la Asamblea de Madrid es de 3.500 brutos mensuales, que sólo podría percibir hasta el día de las elecciones generales, mientras que los miembros de la Diputación Permanente reciben nómina de la Cámara hasta el día de su sesión constitutiva tras la jornada electoral, prevista para el 11 de junio.

Publicidad

Por otra parte, hoy, el ex presidente regional, en el programa “Más de uno” de Onda Cero, desmintió que su paso a Ciudadanos responda a una venganza personal con su partido. “Esto no es una venganza, es una decisión importante y llega en el momento que llega, jamás he dicho nada malo de mi partido ni de Pablo Casado. No hay ni malas palabras ni venganza”.

Publicidad

Garrido ha explicado que llevaba tiempo meditanto pasarse a la formación naranja. “Quería militar en un partido donde me sentiría cómodo en las posiciones que siempre he compartido, que es el centro, aunque agradezco a Pablo Casado que contara conmigo para el puesto en las elecciones europeas”. Sin embargo, “uno puede aguantar mucho tiempo, pero es honesto ir donde te sientes cómodo. Solo pido respeto a la decisión”.