El PSOE dice «no» a las cuentas

Los socialistas rechazan el proyecto de presupuestos de Ahora Madrid y obligan a la alcaldesa a prorrogar las cuentas de 2016. Causapié pide que se rehagan los números desde cero.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Purificación Causapié, presentaron mano a mano las cuentas de 2016
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Purificación Causapié, presentaron mano a mano las cuentas de 2016

Los socialistas rechazan el proyecto de presupuestos de Ahora Madrid y obligan a la alcaldesa a prorrogar las cuentas de 2016. Causapié pide que se rehagan los números desde cero.

Se acabó la luna de miel entre el grupo socialista en el Ayuntamiento de Madrid y el equipo de Gobierno de la alcaldesa Manuela Carmena. Como ya advirtió la portavoz del PSOE en el consistorio, Purificación Causapié, no van a dar el visto bueno a los presupuestos municipales para 2017 sin que se incorporen todas las enmiendas que han planteado. Y así se lo comunicó ayer oficialmente a la regidora cuando se cumplía el plazo límite para poder convocar la comisión extraordinaria de Economía y Hacienda y el Pleno de presupuestos, 48 horas después. Lo que no ha dejado otra opción a Carmena que prorrogar las cuentas de 2016 hasta que lleguen a un acuerdo.

Según explicó Causapié, el PSOE da por «agotadas» las negociaciones porque el equipo de Ahora Madrid «no era capaz de asumir las enmiendas que consideramos imprescindibles». Es más, criticó que pese a sus advertencias de la semana pasada, no se han modificado las cuentas para recoger los 161 millones en enmiendas e inversiones financieramente sostenibles que exigían los socialistas. «Sólo hemos visto recogidos 98 millones de lo que proponíamos», indicó la portavoz, que matizó que no es sólo una cuestión numérica, de cuántos millones se han admitido o no, también se trata de la importancia estratégica de los proyectos que se quedan fuera, como el refuerzo presupuestario para limpiar Madrid, el plan de empleo y las inversiones para estimular la economía, el impulso a la Cultura o el plan de aparcamientos disuasorios.

«Se trata de enmiendas que inciden en los grandes problemas que tiene la ciudad, y a esto hay que sumarle el hecho de que algunas enmiendas han sido aceptadas pero con una dotación económica muy inferior a la solicitada», denunció Causapié, que consideró fracasado el proyecto que presentó Carmena el pasado octubre. Es por ello que desde el grupo socialista instaron a Ahora Madrid a diseñar un nuevo borrador de los presupuestos, «desde 0» para incluir sus enmiendas. Y, por si no hubiese quedado suficientemente claro el fin del idilio entre el PSOE y Ahora Madrid, Causapié reclamó un nuevo acuerdo político que garantice la ejecución presupuestaria y la reorientación de algunas políticas que «en lo que llevamos de mandato no han estado a la altura de lo que precisa Madrid».

Ante esto, además de anunciar la prórroga de presupuestos, tanto la portavoz municipal, Rita Maestre, como el concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, mostraron una mano tendida a los socialistas para continuar con el diálogo y buscar fórmulas para alcanzar un acuerdo, para lo que emplazaron una nueva reunión sobre los presupuestos para el próximo 9 de noviembre. Sin embargo, Sánchez Mato también cargó las tintas contra Causapié y negó que no se hubieran negociado suficientemente los presupuestos, o las cifras que la portavoz del PSOE había dado respecto a los millones destinados a las enmiendas propuestas por este grupo municipal. «Nos plantean exigencias que no nos habían trasladado con anterioridad», aseguró el edil de Hacienda, que criticó la actitud del partido, que «aprueba un techo de gasto restrictivo en el Estado y pone tantas reticencias a un presupuesto muy potente para Madrid». Con todo, no quisieron señalar a la comisión gestora federal como culpables del cambio de actitud de los socialistas en el Ayuntamiento.