Errejón presume de haber enterrado a Podemos

No logran replicar los votos a Carmena en la Comunidad pero relegan a la formación morada a la quinta posición

Íñigo Errejón rompió con Podemos para irse a Más Madrid
Íñigo Errejón rompió con Podemos para irse a Más Madrid

No logran replicar los votos a Carmena en la Comunidad pero relegan a la formación morada a la quinta posición.

A Íñigo Errejón no le ha salido todo lo bien que habría querido su «traición» a Pablo Iglesias cuando, el pasado enero, abandonó sorpresivamente la cabeza de lista por Podemos a la Comunidad de Madrid para liderar la de Más Madrid, el partido creado por Manuela Carmena. Sin embargo, el ex número 2 de la formación morada procuró rentabilizar el haber «aplastado» a quien le disputó el liderato de Podemos en Vistalegre II. Apenado en el adiós de Carmena, Errejón no dudo en reivindicar sus 20 diputados con absoluto cinismo al asegurar que no pretendían «adelantar a ninguna fuerza de la izquierda, sino ensanchar el bloque progresista», aunque luego no pudo evitar presumir de que «ha nacido una izquierda diferente que ha devuelto las ganas de hacer las cosas de forma diferente».

Sin embargo, pese a obtener Más Madrid más votos que Podemos, no sólo en estas elecciones, sino también en los comicios de 2015 –con 459.000 votos frente a los 173.000 de Podemos y los 286.000 de 2015–, Errejón no ha logrado, en primer lugar, ni siquiera el mismo apoyo que Manuela Carmena en el Consistorio madrileño. Es decir, contando con que se han presentado en una treintena de municipios, Más Madrid ha obtenido peores resultados en la Comunidad que en el Ayuntamiento de Madrid, nada menos que 50.000 votos menos. En segundo lugar, pese a tener más apoyos que Podemos tanto en estas elecciones como la primera vez que se presentaron, no se ha incrementado el número de diputados de estas dos formaciones en la Asamblea de Madrid frente a los obtenidos con una única sigla en 2015. Entonces Podemos logró 27 diputados que en estas elecciones se han dividido en 20 para Más Madrid y 7 para la formación morada.

En este sentido, se ha producido una tercera derrota para Errejón, puesto que en su afán por destruir a Pablo Iglesias, no sólo no ha logrado incrementar su representación en el hemiciclo de Vallecas sino que se han convertido en la cuarta fuerza –cuando actualmente Podemos era la tercera– han relegado a la formación morada a la última en número de diputados regionales, y no han logrado que la suma del bloque de izquierdas sea suficiente para hacer presidente al PSOE de Ángel Gabilondo que sí había logrado, después de 32 años, ser de nuevo la fuerza más votada.

Pero este desencuentro puede tener consecuencias más allá de no poder formar un Gobierno de izquierdas, sino que tendrá su efecto en las inminentes votaciones para formar la mesa de la Asamblea –veremos si hay cortesía o no para que Podemos tenga representación–, así como en los apoyos de las distintas leyes y proposiciones no de Ley, lo que sin duda le restará fuerza a la oposición por bloques y podría beneficiar acuerdos puntuales del PSOE con Ciudadanos, incluso estando éstos últimos en el Gobierno regional, frente al PP.

Molestos porque la Junta Electoral les restringiese la propaganda por ser un partido de nueva creación. Más Madrid optó por una campaña agresiva pidiendo a los madrileños que colgasen en sus balcones sus pasquines y llamando por teléfono, con sonoros patinazos como el de la madre de una de las niñas del Madrid Arena, a los madrileños para pedirles su voto.