Estafa en una residencia: una anciana reclama 400.000 euros

La Razón
La RazónLa Razón

La Guardia Civil ha detenido a los gerentes de la residencia de ancianos «Las Marismas» de la localidad de Galapagar. Una de las residentes, una mujer de avanzada edad, les había denunciado en el puesto de la Guardia Civil dónde aseguró que se encontraba retenida en contra de su voluntad en el asilo. Los detenidos son una hombre, J.C.S. de nacionalidad española y su pareja sentimental, una mujer, A.M.M.N, de nacionalidad peruana, ambos de 39 años, y sin antecedentes penales.

La víctima relató ante los agentes que se quedó viuda el pasado mes de marzo y que no tiene familia directa que se pueda hacer cargo de ella, por eso vivía en la residencia que gestionaban los arrestados desde hace dos años.

Según informó ayer la Guardia Civil, los acusados consiguieron, mediante engaños, que la víctima accediera a firmar un poder notarial mediante el cual se apropiaron de 153.000 euros procedentes de la venta de un piso que la anciana tenía en propiedad, y además, lograron ser los administradores de todas sus cuentas bancarias, de las que llegaron a retirar hasta 180.000 euros que la damnificada y su difunto esposo tenían en depósitos a plazo fijo. Con el dinero, según las mismas fuentes, llegaron a pagar material geriátrico para la residencia, entre otras muchas cosas. Pero, además, la anciana denunció que le habían sido sustraídas unas joyas que depositó al ingresar en la residencia en 2011.

La residencia, clausurada

Tras reunir toda la documentación solicitada a organismos oficiales y a las entidades bancarias oportunas, los agentes comprobaron que desde el mes de febrero del año 2011 –fecha en que se autorizó al autor principal de los hechos el acceso a las cuentas de la mujer–, había numerosas disposiciones de efectivo y trasferencias de importantes cantidades de dinero.

Por otra parte, los integrantes de la investigación también pudieron comprobar que los detenidos tramitaron la venta de la vivienda de la víctima y de su cónyuge, sin consultar con ella en ningún momento. De hecho, según la denuncia, la anciana (que desconoce el paradero del dinero que los acusados recibieron después de la transacción del inmueble) se enteró de la venta de su casa a través de una vecina de la zona. Tras conocer estos hechos, los agentes de la Benemérita pusieron el caso en manos de los Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, que tras concocer la situación en la que se encontraba la anciana, la trasladaron rápidamente a otra residencia. De inmediato se procedió al cierre de «Las Marismas» por irregularidades y diversas infracciones.

La víctima ingresó en la residencia en el 2011 junto a su marido. Tras dos años viviendo allí, en marzo de este mismo año el marido de anciana falleció. Tras realizar la denuncia, la afectada declaró que los inculpados fueron los encargados de tramitar la defunción de su marido y que, tres meses después de la muerte de éste, ella desconoce dónde ha sido enterrado y el lugar donde se halla su alianza de bodas que el fallecido portaba. Después de permanecer varias horas declarando en la comandancia de la Guardia Civil de Galapagar, a los acusados se les imputan delitos de detención ilegal, delito de estafa, de apropiación indebida y delito de hurto. Han sido puestos en libertad con cargos a la espera de juicio.