Fraile anuncia que no repetirá como candidato, pero no dimite

La Razón
La RazónLa Razón

Cumple con las directrices de su partido, cuya dirección pretende limpiar de las listas electorales de las próximas municipales y autonómicas a cualquier imputado o procesado, pero no se marchará hasta que acabe la legislatura. Ésta es al menos la intención del alcalde de Parla, José María Fraile, que ayer se presentaba frente a los medios de comunicación para hacer pública una decisión que ya se daba por hecha: Dará «un paso atrás» y no se presentará como número uno del PSOE a la reeleción como alcalde en los comicios de 2015, pero hasta entonces continuará llevando el bastón de mando de la ciudad más endeudada de España, un cargo que tendrá que compaginar con sus visitas al juzgado para declarar sobre su implicación en la destitución del ex jefe de la policía local o el caso de los presuntos sobresueldos que, pese a estar anulados, el Consistorio continuó abonando a algunos trabajadores.

Asegura no haber recibido ningún tipo de presiones por parte del aparato federal y tampoco del regional (dirigido por su antecesor Tomás Gómez que «siempre» le ha transmitido su apoyo), por eso, y a pesar de que Pedro Sánchez ha insistido mucho en sacar de sus puestos a todos los miembros del partido a los que se les haya abierto un juicio oral, Fraile manifestó que agotará la legislatura asegurando que su proceso judicial no es «un caso de corrupción, sino una decisión administrativa de retirar a un funcionario que no estaba haciendo bien su trabajo», aseguró en declaraciones recogidas por Ep. La intención del regidor parleño es reincorporarse a su puesto en la aeronáutica Airbus en cuya sede de Getafe estuvo trabajando como ingeniero.

Ayer el PP de la localidad aplaudió la decisión de Fraile aunque recordó que el alcalde tomaba esta medida «en contra de lo que él mismo había mantenido hasta ahora». «Prevaricar y desobedecer a la justicia también es corrupción», sostuvo el portavoz popular en Parla, Miguel Ángel López, quien reiteró a Fraile su solicitud de dimisión porque «a los ciudadanos no les importan los problemas internos de cada partido sino la imagen de la ciudad».