Política

González se reafirma como aspirante y se declara «víctima»

Pide que «los chantajes no decidan los candidatos»

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, en la rueda de prensa
El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, en la rueda de prensa

A las 11:30 de la mañana, la Comunidad de Madrid convocaba a los periodistas a una rueda de prensa extraordinaria en la Puerta del Sol. El motivo: «Responder a las informaciones aparecidas en prensa». Ignacio González anulaba un acto con la ministra de Fomento que tenía previsto en su agenda para hablar, de nuevo, de su ático, el quebradero de cabeza particular del presidente del Ejecutivo regional de la legislatura.

Desde que comenzaron las informaciones sobre el inmueble de Guadalmina en el que veranea el presidente de la Comunidad de Madrid, González nunca se ha escondido. A la sala de prensa de la Puerta del Sol ha llevado desde el contrato de arrendamiento hasta los extractos de las cuotas del alquiler. Pero ayer fue más allá. No sólo negó la información publicada por «El Mundo» en la que se aseguraba que «pidió ayuda a policías para ocultar el caso de su ático», sino que aportó nuevos datos al caso. El jefe del Ejecutivo autonómico aseguró que dicha reunión, que tuvo lugar en noviembre de 2011, meses antes de que saliera a la luz el caso, con dos comisarios, se produjo, pero con un fin diferente al que dice el artículo: intentar extorsionarle.

Su «empeño», intacto

Además de aportar su versión de este nuevo capítulo, la rueda de prensa tenía como cometido acallar las opiniones sobre cómo se altera el proceso de designación de los candidatos a las elecciones del 24 de mayo en Madrid, que parece que por fin entra en la cuenta atrás.

González dejó entrever una intencionalidad política en la elección del momento en el que se ha publicado una noticia más sobre su ático al señalar que «curiosamente» esta información llega en periodo electoral. Tras esto, no dudó en reclamar en una frase –que más bien parecía dirigirse a la séptima planta de Génova 13– que «las extorsiones, los chantajes y las informaciones adulteradas no pueden decidir quiénes serán los candidatos». De esta manera, se ratificó como aspirante a ser el candidato del PP en la Comunidad de Madrid: «Si lo que pretenden es que deje de tener empeño en seguir trabajando en favor de los madrileños, se equivocan radicalmente».

Una vez zanjadas las dudas sobre su intención de seguir en la carrera política hasta las elecciones, el jefe del Ejecutivo madrileño escudriñó detalles, contrapuestos a los ofrecidos hoy en prensa, sobre la reunión que mantuvo con varios mandos policiales.

Lo primero fue recordar que «en relación a mi ático, hace un año el Tribunal Supremo archivó todas las denuncias por no haber ningún indicio que me implicase en una comisión delictiva», señaló. A continuación detalló el encuentro que recoge hoy la prensa. Afirmó que la reunión con los agentes se produjo, tal y como afirma dicho diario, pero a petición de éstos en una conocida cafetería situada a sólo unos metros de su despacho en la Puerta del Sol y que, «dado que no había nada que ocultar, no caí en el chantaje» que, según su versión, le estaban haciendo. El objetivo de al menos uno de los agentes era, según González, «cubrir una actuación policial que posteriormente se demostró que era una actuación ilegal».

Detalló que tras esa reunión, acudió a la Justicia –en concreto al Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid– para denunciar esa «estrategia» policial en relación a él y que, por ello, hay un procedimiento judicial, que investiga dicha actuación policial, que sigue abierto. Fruto de ese proceso, detalló en su comparecencia ante los medios, hay una persona imputada, el comisario jefe de Policía de Marbella.

La reunión

Según su versión, los comisarios le informaron de que se habían iniciado actuaciones policiales sobre su ático y, según el presidente regional, le ofrecieron que, si les facilitaba algún recibo que probara el alquiler de la vivienda, se podía evitar que esas «actuaciones policiales» que habían investigado la propiedad del ático salieran a la luz.

En ese momento, explicó ayer González, «no caí en el chantaje que lo que pretendía era cubrir actuaciones policiales», que según el presidente regional, fueron «ilegales». Prueba de ello es que cuando se hizo pública la información yo mismo comparecí y les facilité el contrato de alquiler, el recibo de alquileres y toda la información. Yo no tengo nada que ocultar», afirmó.

En la actualidad, el ex comisario de Marbella Agapito Hermés, imputado presuntamente por realizar una investigación sin autorización oficial sobre la compra del ático de Guadalmina, es investigado por su posible relación con los seguimientos ilegales de los que fue víctima González en agosto de 2008 en un viaje oficial a Colombia.