Hacia la gratuidad de las escuelas infantiles

El Ayuntamiento de Madrid prevé que la matrícula en escuelas infantiles no suponga coste el próximo curso

El Ayuntamiento de Madrid prevé que la matrícula en escuelas infantiles no suponga coste el próximo curso.

Llevar a un niño de cero a tres años a la guardería en Madrid costará menos dinero a partir del próximo curso académico. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento aprobó ayer modificar la ordenanza que regula los servicios de las escuelas infantiles, que prevé establecer la gratuidad de las matrículas para el próximo curso. Esto supondrá que el Consistorio madrileño asumirá 1.078.000 euros que hasta ahora aportan las familias. El Ayuntamiento cree que con la medida se favorece la escolarización temprana pero también la conciliación de la vida laboral y familiar. La medida se une a la adoptada por la Comunidad, que prevé la gratuidad no sólo de la matrícula, sino de la escolarización en el próximo curso escolar en escuelas infantiles de titularidad pública. Afectará a 31.976 niños y 396 escuelas infantiles y casas de niños de la red pública de la Comunidad de Madrid, pero no a los 45 centros privados, que disponen de 3.346 plazas para menores.

La Asociación Española de Centros de Enseñanza Privada (Acade) está a favor de medidas como las emprendidas por la Administraciones local y autonómica, pero discrepa completamente del modelo de financiación a través del cual se quiere implantar. «Nuestra asociación siempre ha defendido como principio fundamental, recogido además en la Constitución Española, la libre elección de centro por parte de las familias y entendemos que ésto sólo se garantiza mediante el bono escolar o la desgravación fiscal a las familias lo que, por otra parte, ya se está llevando a cabo en Madrid», explica Juan Santiago, director general educativo. En su opinión, «un aumento significativo de los mismos permitiría hacer compatible ese principio con la universalización y la gratuidad y supondría, además, un ahorro muy importante para la administración. Por el contrario, el modelo de financiación elegido obliga a las familias a llevar a sus hijos única y exclusivamente a determinados centros», añade.

En España, a los tres años la escolarización es prácticamente total ya que alcanza el 95%. Los expertos aseguran que la educación temprana aporta muchos beneficios para el bienestar del niño y su desarrollo cognitivo y socioemocional. Según la OCDE, «los niños son más sensibles en esta etapa que en niveles posteriores de su educación, lo que significa que tienen mayor capacidad para adquirir las habilidades fundamentales que utilizarán a lo largo de sus vidas».