MENÚ
martes 25 junio 2019
04:10
Actualizado

«Incentivos» contra el absentismo de final de curso

Los centros remitirán a los padres este año una «valoración cualitativa» de lo que hacen sus hijos en los últimos quince días del curso.

  • «Incentivos» contra el absentismo de final de curso

Tiempo de lectura 5 min.

23 de diciembre de 2018. 23:29h

Comentada
Rocío Ruiz.  23/12/2018

«Juniembre», como los estudiantes madrileños han bautizado el adelanto de los exámenes de recuperación de septiembre a junio, se mantendrá este año, tal y como estaba previsto, para los alumnos de ESO, Bachillerato y FP, sólo que, en esta ocasión, la Consejería de Educación prevé «incentivos» para los alumnos con idea de evitar el absentismo escolar entre los estudiantes que han aprobado todas las asignaturas.

Los alumnos de Secundaria, FP y Bachillerato acabarán todos los exámenes que computen para las notas de fin de curso antes del 7 de junio. Entre este día y el 21 de junio, es decir, en apenas 15 días, habrá dos opciones: los que hayan suspendido alguna materia, tendrán actividades de apoyo, refuerzo, tutorización y se examinarán para recuperar las asignaturas suspensas, lo que antes venían haciendo en septiembre. Los que hayan llegado al 7 de junio con todo aprobado, «tendrán actividades de ampliación», según figura en la circular que la Consejería de Educación ha sido remitida a todos los centros educativos madrileños. La novedad de este año es que el centro emitirá un informe de cada alumno en el que se explicará a la familia qué ha hecho su hijo en los casi quince días comprendidos entre el 7 y el 21 de junio. «Cada alumno dispondrá de una valoración cualitativa, de la que se informará la propio alumno y a su familia por escrito, acerca del nivel de aprovechamiento de las actividades de ampliación», dice la circular. Los que tengan materias suspensas también recibirán este informe.

La consejería de Educación cree que la aplicación del nuevo calendario escolar que la Comunidad estrenó el año pasado ha permitido «mejorar los resultados académicos, proporcionar una mayor atención individual a los alumnos con materias pendientes, un menor número de reclamaciones a calificaciones estimadas incorrectas, la unificación del calendario universitario, la planificación anticipada del inicio de curso, más facilidades para conciliar la vida familiar durante el periodo estival o la reducción del gasto familiar destinado a las actividades de recuperación». Sin embargo, hay otras cuestiones que no han funcionado tan bien, como es el caso del absentismo escolar de los alumnos que superaron todas las asignaturas y que no veían ninguna razón para continuar asistiendo a clase si las actividades que iban a hacer no computaban para la nota de fin de curso. Para estos alumnos la consejería propone implantar «actividades científicas, deportivas, culturales cooperativas, en el entorno natural, talleres participativas (lectura, escritura, cine fórum)...» o incluso favorecer experiencias de intercambio con otros centros escolares o incluso seguir dando materia que ha quedado pendiente de dar y que los profesores no han tenido tiempo de impartir al adelantarse la evaluación final.

Se trata de recomendaciones similares a las que dio la consejería el curso pasado a los centros, que se vieron sorprendidos por la nueva organización. Ahora la Consejería prevé organizar y promover jornadas, cursos, seminarios y cursos específicos dirigidos a los inspectores de Educación, los equipos directivos, orientadores escolares y tutores para ver cómo planificar y desarrollar los planes de trabajo de cada centro que permita dar una respuesta a todo el alumnado, tanto el que aprueba como el que suspende teniendo en cuenta el lógico cansancio de los estudiantes en el tramo final de curso.

Además del absentismo, la Consejería cree que el nuevo calendario escolar ha permitido comprobar que también hay otros aspectos susceptibles de mejora, como «la flexibilización del horario del centro o la información a los padres y madres». Respecto al éste último aspecto, Educación da la posibilidad en la circular remitida a los centros y que éstos, a su vez, han enviado a los padres, de que éstos resulevan sus dudas sobre el calendario por vía telemática.

De momento, los primeros datos recogidos por Educación sobre la aplicación del nuevo calendario escolar permiten constatar que han pasado de curso 11.000 alumnos más que el año anterior. Así, los resultados académicos en Secundaria han mejorado un 2% con respecto al curso anterior. En la recuperación de «juniembre», la mejoría fue del 4% en 2º y 3º de la ESO y del 5% en 4º de la ESO.

En Bachillerato también se registraron resultados positivos, según la Consejería, ya que en esta estapa promocionó un 5,6% más de alumnos en 1º y un 2% más en 2º, según detalló hace unas semanas en la Asamblea de Madrid el consejero de Educación, Rafael Van Grieken.

Sin embargo, respecto a «juniembre» hay opiniones para todos los gustos. La portavoz de Educación de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, María Teresa de la Iglesia, asegura que con las nuevas intrucciones dadas por Educación para este curso académico «no queda garantizado evitar que se produzca absentismo escolar durante el mes de junio porque no hay ningún estímulo para que los alumnos acudan a clase una vez que ya han sido evaluados. Si estás aprobado, ¿por qué vas a seguir asistiendo a clase. La portavoz de la formación naranja es partidaria de que se mantengan los exámenes de septiembre porque «hay que garantizar el cumplimiento del calendario y el correcto desarrollo de los currículos. Toda la carga organizativa sigue recayendo sobre los centros, a quienes se les exige atender a dos velocidades, a los que han suspendido y a los aprobados», manifestó a LA RAZÓN.

El profesorado también está dividido en cuanto a la conveniencia de mantener el calendario. «Cuando un alumno suspende para septiembre lo hace por dos cuestiones: o por que le cuesta o porque es un vago. Si es un vago y le das 15 días, le puedes “pinchar” para que haga algo; si le das dos meses, lo va dejando y al final lo estudia los cinco últimos días. En cambio, si es un alumno que le cuesta, tiene un 4 y le das 15 días de margen con clases para él, lo va a sacar seguro. El problema es cuando se deja al alumno abandonado completamente, que es lo que pasaba antes, y tu solo te tienes que buscar una academia. El nuevo calendario no me parece mala medida», dice el director de un instituto de Alcorcón.

Últimas noticias