La cena del suspense: ¿Seré yo el candidato?

Casado no se pronuncia y hay que esperar al fin de semana antes de la convención del próximo 18 de enero.

Casado no se pronuncia y hay que esperar al fin de semana antes de la convención del próximo 18 de enero.

- Incertidumbre por las candidaturas a las alcaldías y a la Comunidad, ambiente extraño y preocupación por la posible irrupción de Vox en la escena política madrileña. Todos estos ingredientes estuvieron en la mesa de la tradicional cena de Navidad del Partido Popular en la que se dieron cita más de 900 afiliados del PP de Madrid, entre ellos 150 cargos públicos (alcaldes, diputados y concejales), en el polideportivo Antonio Magariños de la capital. La pregunta que muchos se hacían ayer era: ¿quién será el candidato? Por eso se quería encontrar anoche en cada palabra y en cada gesto una respuesta a la gran incógnita. El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, daba fe de la situación en su discurso: «900 asistentes a esta cena sin candidatos designados y no ha habido ninguna incidencia reseñable(...) Vox tiene que estar preocupado por nosotros, no nosotros por Vox...».

Algunos especularon con la posibilidad de que entre el presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, el portavoz popular en el consistorio, José Luis Martínez-Almeida, el vicesecretario de organización del PP, Javier Maroto, o Adolfo Suárez Illana, el presidente de la Fundación Concordia y Libertad responsable del programa de la convención de enero y últimamente con mucha presencia en los actos que ha venido organizando el partido, se encontraba el futuro candidato a la Comunidad y el Ayuntamiento porque fueron los que se hicieron la foto oficial de la cena del PP madrileño.

Pero el presidente de los populares, Pablo Casado, no despejó dudas. El espaldarazo a la gestión de Ángel Garrido fue total, porque era lo que tocaba: «Has hecho una labor excelente, Madrid se está gobernando muy bien, eres un referente de las buenas políticas del PP». Y lo mismo ocurrió con el portavoz del PP en el Ayuntamiento madrileño, Martínez-Almeida, de quien dijo que era un portavoz «brillante, se le entiende y no busca su beneficio particular, lo que él hace es lo que haría el PP si estuviera en el gobierno, te has convertido en una referencia ideológica y muchos otros se miran en ti», dijo a la par que ensalzó la labor del presidente del partido, Pío García Escudero, y de todos los afiliados anónimos que trabajan por las siglas sin ocultar, ya en clave nacional, la «vergüenza, indignación y preocupación» por la situación surgida en Cataluña por el encuentro entre Pedro Sánchez y Torra en Barcelona.

El presidente madrileño, Ángel Garrido, defendió su labor al frente de la Comunidad de Madrid, dejó claro que es un hombre de partido tras «27 años en el PP que me permiten saber donde estoy y qué somos» y alabó la figura de Pablo Casado: «Ahí estaremos contigo para ganar las elecciones», dijo. Mientras, el presidente del PP madrileño, Pío García Escudero, trató de insuflar ánimos a los asistentes tras los «tiempos difíciles» por los que ha atravesado el partido: «Vamos a ganar las elecciones, los madrileños van a volver a confiar en nosotros».

La noche acabó con las mismas dudas con las que entraron a la cena los posibles alcaldables. Los que ya gobiernan en algún ayuntamiento y no han manifestado al partido expresamente su deseo de no volverse a presentar, presuponen oficiosamente que repetirán como candidatos, pero no cuentan con la confirmación oficial. Lo mismo ocurre con los que en esta última legislatura han venido trabajando haciendo oposición en los distintos consistorios. La respuesta a la pregunta que todos se hacen se dará previsiblemente después de las Navidades, el fin de semana del 12 de enero, una semana antes de la convención del PP.