La Comunidad echa el freno a la placa al 15-M que Carmena quiere para Sol

Patrimonio rechaza su colocación al no aportar el Ayuntamiento «documentación suficiente»

El Ayuntamiento solicitó la colocación de la placa del 15-M en una de las fuentes ornamentales de la plaza
El Ayuntamiento solicitó la colocación de la placa del 15-M en una de las fuentes ornamentales de la plaza

Patrimonio rechaza su colocación al no aportar el Ayuntamiento «documentación suficiente»

La placa en recuerdo al 15-M no sólo no estará en la Puerta del Sol para su próximo aniversario sino que amenaza con reeditar uno de los puntos álgidos de la guerra Aguirre-Gallardón, también a cuenta de un elemento no deseado frente a la Real Casa de Correos. El Gobierno regional acaba de frenar las pretensiones de la alcaldesa, Manuela Carmena, para reformar la plaza tanto en lo que respecta al homenaje a los indignados como los nuevos bancos y aseos de mobiliario urbano que pretende instalar allí el consistorio madrileño. Según explicó ayer el consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido, la Comunidad ha pedido al Ayuntamiento un plan director «completo» sobre la Puerta del Sol, que es un entorno Bien de Interés Cultural además de un «espacio emblemático» que no puede soportar «modificaciones puntuales» como las propuestas desde Cibeles.

Según detalló Garrido, el concejal de Centro, Jorge García Castaño, llevó a la comisión local de Patrimonio el pasado 29 de abril la instalación de una placa en homenaje al 15-M en una de las dos fuentes ornamentales de la plaza. Sin embargo, no aportó «documentación suficiente para poder decidir» si era adecuada su instalación o no. Es por ello que desde el Gobierno regional instaron al Ayuntamiento de Madrid a que les presenten un plan director completo que permita determinar cuáles pueden ser los usos de mobiliario y «cualquier otro asunto que pueda afectar a este BIC». «Preferimos que no se vayan haciendo modificaciones por partes sino que entre todos trabajemos en un plan director», señaló Garrido, que mostró la disposición de la Comunidad para trabajar en ello.

Cuestionada sobre el tema, la alcaldesa de la capital se limitó a comentar la importancia de que se instalen cuanto antes los bancos y aseos públicos que han proyectado para la Puerta del Sol, así como para el resto de la ciudad. «Estoy deseando que se pongan en marcha los nuevos aseos públicos, que son muy necesarios, y los bancos, que todo el mundo nos pide bancos. Espero que cuanto antes estén allí», explicó.

No es la primera vez que la instalación de un elemento discordante en la Puerta del Sol genera un conflicto entre Comunidad y Ayuntamiento. A comienzos de 2010, siendo presidenta regional Esperanza Aguirre y alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, se cambiaron dos quioscos de tabaco y lotería frente a la Real Casa de Correos cuyo diseño generó un conflicto entre Sol y Cibeles, hasta el punto de que el Gobierno regional amenazó al Ayuntamiento con imponerle una multa de 600.000 euros, mientras el consistorio recurrió la orden de retirada de los quioscos. Aquello amainó, junto con las relaciones entre los dos barones populares, un año después con el cambio, de la noche a la mañana, de los quioscos por unos con un diseño más del gusto de la Comunidad. Igualmente, hace apenas un par de años, el conflicto surgió entre el entonces presidente madrileño, Ignacio González, y la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, que se negó a que se instalase una pantalla gigante en la Puerta del Sol de cara a la final de la Champions League entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid, por el peligro que suponía unir ambas aficiones.