La Hiniesta vuelve a emocionar a Sevilla

La Dolorosa de San Julián recorrió las calles de la ciudad en procesión extraordinaria

El paso de la Virgen por la ronda dejó una estampa histórica
El paso de la Virgen por la ronda dejó una estampa histórica

La Virgen de la Hiniesta recorrió las calles de Sevilla en una procesión extraordinaria durante unas doce horas. La Dolorosa de San Julián conmemoró el 450 aniversario de la hermandad de penitencia entrando en la iglesia de San Martín, la capilla del Rosario, San Juan de la Palma, los Terceros y Santa Marina, y visitando las hermandades de La Lanzada, Montesión, la Amargura, la Cena y la Resurrección. Previamente a la procesión, que arrancó sobre las 15:30 horas, el arzobispo, monseñor Asenjo, presidió en San Julián la solemne misa estacional por el aniversario de la corporación.

San Julián, Ronda de Capuchinos, Aniceto Sáenz, Relator, Feria, Conde Torrejón, Saavedra, San Juan de la Palma, Gerona, Sol, Plaza de San Román, Socorro, Plaza de San Marcos, San Luis y vuelta a San Julián en la madrugada en un «baño de gloria» por las calles de Sevilla. Durante la procesión gloriosa extraordinaria, unos 500 hermanos con cirios formaron el cortejo. No faltó una representación importante de las hermandades y del Ayuntamiento, con el alcalde, Juan Espadas, a la cabeza. La Hiniesta Gloriosa, cabe recordarlo, es la patrona de la Corporación municipal. Tres bandas participaron en la procesión: la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora del Carmen de Salteras, tras el paso de palio; la agrupación musical Santa María Magdalena de Arahal, abriendo el cortejo, aunque en San Martín se situó tras le paso de palio hasta la llegada a Montesión; y la banda de cornetas y tambores Amor de Cristo, de San Juan de Aznalfarache, en la cruz de guía desde San Martín hasta San Julián. Los cielos amanecieron y permanecieron toda la jornada nubosos, pero la lluvia respetó la procesión extraordinaria de la Hiniesta.