La okupa «neonazi» frena su desalojo con una amenaza de suicidio

Una joven se subió a la cornisa del edificio y amenazó con tirarse si la Policía les desalojaba

El desalojo del edificio se ha aplazado por motivos de seguridad
El desalojo del edificio se ha aplazado por motivos de seguridad

El desahucio del Hogar Social Ramiro Ledesma, situado en la antigua sede del Ministerio de Trabajo en el distrito de Chamberí, previsto para ayer, finalmente fue paralizado y pospuesto para más adelante después de que una de las «neonazis» que ocupan el inmueble, junto con otros jóvenes de ultraderecha, se subiese a lo alto de la fachada del edificio y amenazase con tirarse al vacío si la orden de desalojo se hacía efectiva.

La tensión se mascaba en el ambiente. Desde primera hora de la mañana los miembros del Hogar Social Ramiro Ledesma advirtieron en un comunicado de que iban a defender el edificio con «uñas y dientes» si era preciso, y por eso, una treintena de estos okupas hicieron un cordón alrededor del inmueble para impedir el paso de los agentes que debían hacer efectiva la orden de desahucio a las 10:30 horas de la mañana de ayer, según la orden dictada por el juez. En medio de toda esta tensión una joven se subió a la cornisa del edificio y ante la estupefacción de los que pasaban por allí, y los gritos de sus compañeros okupas hiciese varios amagos de suicidarse. Ante esta amenaza, los bomberos que allí se desplazaron sacaron la colchoneta que utilizan en casos de suicidios como precaución, aunque en ningún momento se percibió un riesgo real de que la joven okupa llevase a cabo su amenaza, por lo que ni si quiera llegaron a hincharla. Según testimonios de los allí presentes la mujer era una de las sin techo que anoche durmieron dentro del edificio.

En torno a las 11:30 horas, los efectivos de la Policía Nacional allí desplazados decidieron aplazar la ejecución del desahucio para evitar posibles riesgos. Se espera que en unos días vuelva a producirse un intento de hacer cumplir la ordena dictada por el juez para esta antigua sede del Ministerio de Trabajo y que los okupas neonazis que allí se encuentran no lo pongan nada fácil.

El Hogar Social Ramiro de Ledesma proporciona alimentos a familias necesitadas, siempre y cuando éstas sean de nacionalidad española. Una vez por semana hacen estos repartos a, según sus datos, 150 familias e incluso permiten que algunas personas que no tienen un hogar duerman en su sede central. No es la primera vez que este colectivo vive un conflicto de este tipo, hace unos meses ocuparon otro edificio en Tetuán del que fueron desalojados después de graves enfrentamientos con miembros de la izquierda radical madrileña. Tras estos incidentes se instalaron en el inmueble propiedad de la Tesorería General de la Seguridad Social que inmediatamente denunció los hechos. Además, el edifico había sido adjudicado en subasta pública a una empresa privada para la construcción de varias viviendas de lujo.