La «Operación Chamartín» regresa a la casilla de salida

Ahora Madrid y PSOE acuerdan crear una mesa para revisar y «poner en orden» el Plan Parcial. No se ponen plazos ni objetivos.

La Razón
La RazónLa Razón

Ahora Madrid y PSOE resetearon ayer la «Operación Chamartín». Los votos de los concejales de ambos grupos fueron suficientes para sacar adelante la creación de una mesa de trabajo, compuesta por partidos políticos, asociaciones de vecinas afectadas y la empresa promotora para analizar y «poner en orden» el proyecto Distrito Castellana Norte, lo que, a juicio del PP y de Ciudadanos, supondrá su paralización de facto. De hecho, los socialistas y los ediles del grupo de Carmena también se pusieron de acuerdo en tumbar una iniciativa casi idéntica de Ciudadanos pero que instaba al Ayuntamiento a desbloquear la operación en un plazo máximo de tres meses. La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, había defendido la necesidad de poner marcha esta mesa con partidos políticos para lograr un desbloqueo «en 90 días», pero el «no» de Ahora Madrid y PSOE provocará que el nuevo grupo de trabajo funcione sin ningún tipo de calendario en el horizonte para fijarse objetivos. Villacís reclamó «resolver este rompecabezas» con sentido común. «No entendemos que esté parado», aseguró la portavoz de la formación naranja. El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, lamentó que PP y Ciudadanos «se «obcequen en mantener un modelo urbanístico» al tiempo que Ahora Madrid y PSOE, aseguró el concejal del Gobierno, que «comprenden la necesidad de revisar las grandes operaciones». Y añadió Calvo que no tienen en su Gobierno intención de dejar morir el proyecto en un cajón: «No está parado en mi despacho, se está analizando».

Respecto a los plazos, el delegado aseguró que «no es serio» tratar de desbloquear la operación en tres meses por su complejidad y, precisamente, para «no repetir errores como los de la Ciudad de la Justicia o los desarrollos del sureste». Villacís, por su parte, le criticó «la parálisis por el análisis».

El replanteamiento del proyecto, según lo aprobado por Ahora Madrid y PSOE, pasa por la creación de dos mesas, una técnica y otra social. «Ambas mesas de trabajo deben aportar rigor técnico y sensibilidad social al proyecto Castellana Norte, argumentos para cambiar el urbanismo madrileño y hacerlo más participativo, abierto y transparente», aseguran desde el consistorio.