Lo que nadie ha contado de la huelga de actores de doblaje

«Muchas de las personas que vivimos del doblaje pero que no tenemos voz en este asunto estamos perdiendo dinero y hasta nuestros empleos», explican los afectados. En las últimas semanas se han llevado a Valencia proyectos ya iniciados en Madrid (como «Major Crimes» o «Súper Girl»)

«Muchas de las personas que vivimos del doblaje pero que no tenemos voz en este asunto estamos perdiendo dinero y hasta nuestros empleos», relata uno de los afectados.

Ya han pasado cuatro semanas desde que los actores de doblaje, sindicatos y determinadas «estrellas» comenzaran una huelga indefinida en Madrid. ¿El motivo? Por supuesto, la búsqueda de mejoras salariales. Hasta aquí nada que llame la atención, de no ser porque en toda historia siempre hay dos versiones.

El pasado mes de marzo los directores de doblaje de ADOMA, AVTA y LOCUMAD (los tres sindicatos de doblaje y locución existentes en Madrid) realizaron unos paros parciales para lograr una mejora laboral consistente en una subida de un 3,5% en este año 2017. Algunos estudios pequeños aceptaron la oferta y de inmediato la huelga fue retirada de estos, según explican desde el sector.

«Llevo 20 años trabajando como actor de doblaje ni apoyo ni me considero en huelga», explica uno de los actores de doblaje que no secunda la huelga a traves de las redes sociales. Y va más allá: «Esta huelga está convocada sólo en Madrid, que pese a sus deficiencias ya tenía un convenio mejor que en otras comunidades. Resultado: una cantidad considerable del trabajo que se hacía aquí se lo están llevando fuera de la Comunidad. En realidad esta huelga solo está afectando a los pequeños estudios que no tienen sucursales fuera y que tendrían que cerrar».

Tan sólo un sindicato de los tres que emprendieron estos paros ha firmado el preacuerdo y esto ha provocado más tensiones: «A todo este maremágnum se juntan las extorsiones (sí, extorsiones, no hay otra palabra para describirlas) que desde hace meses están sufriendo muchos compañeros para que no trabajen con ningún miembro del sindicato que sí ha firmado el preacuerdo», relata este actor de doblaje.

¿Los olvidados?

Complicada es también la situación para los otros profesionales de la cadena del doblaje (técnicos de sonido, productores...etc) que se encuentran con salas paradas. De prolongarse la situación, podrían acabar en la calle, explican desde el sector del doblaje. Y muestra de ello son algunas de las manifestaciones que se encuentran en las redes sociales. Uno de estos técnicos de sonido lo ha denunciado también en su Facebook, medio al que han recurrido muchos para denunciar la situación que están viviendo, ya que no encuentran otro modo de hacerse oír.

«Muchas de las personas que vivimos del doblaje pero que no tenemos voz en este asunto estamos perdiendo dinero y hasta nuestros empleos, porque si no hay trabajo, no hacen falta trabajadores. Pero lo más duro no es eso, sino ver cómo la gente que te está quitando el pan de la boca llena los periódicos con mentiras», explica el técnico de sonido.

Su relato no deja a nadie indiferente y se muestra bastante crítico con los que él denomina «estrellas» que alegan que trabajan de luna a luna para ganar 1.000 euros. «Mileurista significa ganar 1000€ al mes. Si trabajas 13 horas para ganar mil euros ese día, no vayas a la radio a decir que eres mileurista». Y es que, tal y como señala, no sólo hay que contar los cien euros que un doblador con renombre puede cobrar a la hora. A eso hay que sumarle los trailers, los spot publicitarios, las cuñas de radio, muñecos y videojuegos con la voz de tu personaje, etc. En definitiva, estaríamos hablando de unos 200€ a 600€ por una hora de trabajo. No obstante, recuerda que hay compañeros que trabajan casi todo el día por apenas 800 euros al mes.

Reconoce que el seguimiento de la huelga ha sido del 99 por ciento. Y no es para menos teniendo en cuenta el clima de tensión y amenazas que viven muchos de estos trabajadores olvidados y sin voz, como ellos mismos denuncian: «Es verdad, ha habido un paro total del trabajo, pero no es porque el 99% lo apoye, sino porque se basan en amenazas y extorsiones para conseguir ese porcentaje, puesto que el elenco de voces no lo elige el estudio de grabación sino un director de doblaje (que a su vez es actor de doblaje). Estos 20 directores de doblaje lo han dejado muy claro, quien ponga un pie dentro de un estudio de doblaje no va a volver a trabajar conmigo en la vida, y esto es así, aún hay gente vetada desde la huelga de 1993».

Los riesgos de perpetuar esta huelga

En el sector de doblaje madrileño ha habido cuatro huelgas reseñables. La más dura fue la de 1993, según explican desde uno de los estudios de dobalaje. Esta huelga acabó con la decisión de «cerrar» el doblaje por un tiempo en esa comunidad y llevárselo todo a otras provincias. En las últimas semanas, insisten, se han llevado a Valencia proyectos ya iniciados en Madrid (como «Major Crimes» o «Súper Girl»). Por este motivo, son muchos los que temen que otros muchos proyectos que antes se realizaran en Madrid terminen en otras comunidades como Cataluña, donde es un 5% más barato.

«Y ésta es la realidad tras la huelga de doblaje. Una élite que domina el sector, eligiendo quién trabaja y quién no, que gana una fortuna y que está dejando a cientos de familias sin trabajo para forzar una situación de la que saldrán muy bien parados. Y les da igual quién se vea perjudicado en el proceso, porque los demás trabajadores del sector no somos tratados con decencia y cualquier cosa que nos ocurra se justifica con “Son daños colaterales”. La tarta no va a hacerse más grande, si quieren comer más porción de los beneficios, alguien debe de perder su parte», finaliza uno de los trabajadores afectados por esta huelga.