«Los Bigotes» y sus búnkeres de la droga desaparecen de la Cañada Real

La Policía detiene a cuatro matrimonios del clan y se incauta de 17.000 euros y 1,5 kilos de droga

Pese a que el clan se deshizo de parte de la droga cuando llegó la Policía, los agentes se incautaron de un kilo de cocaína y medio de heroína
Pese a que el clan se deshizo de parte de la droga cuando llegó la Policía, los agentes se incautaron de un kilo de cocaína y medio de heroína

17.000 euros en efectivo, joyas, armas y más de un kilo de cocaína y medio de heroína se escondían, algunas dentro de juguetes, en cinco infraviviendas de la zona perteneciente a Villa de Vallecas de la Cañada Real. Este es el «botín» que atesoraba el llamado clan de «Los Bigotes» que ayer cayó con la detención de cuatro hermanos que llevaban en este negocio tres años junto a sus esposas –dos de ellas tenían ya antecedentes por venta de droga– y nueve «machacas», encargados de las labores de vigilancia para evitar ser detectados por los agentes y de captación de clientes. Los cuatro hombres del clan también tenían antecedentes, aunque por delitos menores.

Este clan familiar, que se había mudado del poblado de las Mimbreras a la Cañada, llevaba tres años siendo investigado por la Policía, que hasta ayer no había logrado reunir las pruebas suficientes para poder detenerles por un delito contra la salud pública y para que el juez haya podido enviar a prisión (comunicada y sin fianza) a los cuatro matrimonios de «Los Bigotes», tras su detención a primera hora de la mañana. Según detallaron la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, y el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díez, el clan funcionaba 24 horas, de tal manera que durante el día «abrían» dos las viviendas bunkerizadas (con puertas blindadas y doble acceso) y por la noche dejaban otra de guardia. Las tres fueron demolidas ayer.

Con esta operación policial son 99 operaciones por droga llevadas a cabo por la Policía en Madrid en lo que va de año, seis de ellas en la Cañada. En total, se ha detenido a 482 personas, 34 en la Cañada por delitos contra la salud pública. Ayer, algunas de las personas que viven en las infraviviendas de la Cañada reprochaban, en declaraciones a Efe, la intervención policial, incluso llegaron a advertir de lo que les esperaría a «chivatos».

Aún quedan dos clanes en activo

Aunque sólo este año se ha detenido a 34 personas en la Cañada Real por tráfico de drogas, esta antigua vía pecuaria sigue siendo el principal «supermercado» de la droga de Madrid y aún quedan, según datos de la Policía, dos clanes en activo a los que les siguen la pista. En el último tiempo, han sido desarticuladas organizaciones familiares dedicadas al tráfico de drogas en la Cañada como Los Fernández, Los Gordos, Los Emilios, Los Brunos o Las Niñas, que cayeron el pasado mes de enero con la detención de 13 personas.