Los quiosqueros de El Retiro acusan a Carmena de su prolongada clausura

«Si cierran ahora más de una semana es porque no hay una buena gestión durante el año, cuando se supone que todos los días están “cuidándolo”», denuncian los hosteleros del parque

Los corredores ahora se agolpan en las aceras. El cierre de El Retiro ha provocado que en los últimos días los habituales corredores del parque hayan decidido continuar practicando su deporte en torno su verja. Esto ha provocado que muchos de ellos se agolpen con los peatones en las aceras que rodean al histórico parque
Los corredores ahora se agolpan en las aceras. El cierre de El Retiro ha provocado que en los últimos días los habituales corredores del parque hayan decidido continuar practicando su deporte en torno su verja. Esto ha provocado que muchos de ellos se agolpen con los peatones en las aceras que rodean al histórico parque

«Si cierran ahora más de una semana es porque no hay una buena gestión durante el año, cuando se supone que todos los días están “cuidándolo”», denuncian los hosteleros del parque.

«Está cerrado toda la semana. Hasta que no abra el parque no volveremos abrir nosotros». Esta es la explicación que recibían ayer los clientes de Florida Retiro cuando intentaban realizar una reserva en el restaurante ubicado en el interior del parque de El Retiro. El Ayuntamiento de Madrid anunció ayer que el pulmón verde de la capital permanecerá clausurado por trabajos en el arbolado al menos hasta el próximo domingo 1 de abril, incluido. El lunes podría volver a abrir sus puertas en función del resultado de la revisión que técnicos de Medio Ambiente están repitiendo (ya hicieron una los pasados 21 y 22 de marzo) de todos los ejemplares del parque después de que un pino piñonero cayera causando la muerte a un niño de cuatro años que disfrutaba de la mañana del domingo en junto a su padre. Para entonces los restauradores de El Retiro llevarán prácticamente diez días –entre ellos el «agosto» que supone para sus cajas los visitantes que llegan a Madrid por Semana Santa– sin haber ganado un euro.

La Sala, El Pabellón, La Galería y Los Kioscos –todos los locales que dependen de los gestores del antiguo Florida Park– han recibido distintas comunicaciones por parte del Ayuntamiento en las que se les informa de que los problemas provocados por la situación meteorológica mantendrá durante varios días cerrados todos estos negocios. «No está entrando nadie, tampoco nuestros trabajadores», aseguraban ayer fuentes de Florida que añadieron que sus departamentos de compras y de personal ya han tomado las medidas necesarias para adaptarse al cierre del parque.

El Consistorio también notificó a los responsables de la terraza El Ancla, una de las cafeterías que se encuentran en uno de los laterales del Estanque Grande, que las puertas del parque no volverían a estar abiertas, al menos, hasta el lunes. Aunque no puede calcular con exactitud cómo se traducirá esta semana en blanco en sus cuentas a final de mes, un portavoz del grupo hostelero que gestiona el establecimiento afirmó que las pérdidas «se van a notar», y también anunció que cuando el asunto «ya no esté tan reciente», la dirección de la empresa se pondrá en contacto con el Ayuntamiento para intentar llegar a «algún tipo de solución».

Aunque los hosteleros no tienen queja del Ejecutivo que dirige Manuela Carmena en cuanto a su diligencia a la hora de notificar las incidencias, las críticas por parte de los quiosqueros que regentan chiringuitos en diferentes puntos de El Retiro no cesan de a través de las redes sociales. En varios mensajes en Twitter, varios autónomos afectados por la clausura temporal del pulmón verde de Madrid afeaban al Gobierno local su «mala gestión»: «¿Qué pasa con nosotros? ¿No comemos? ¿No pagamos las facturas? ¿Nos vamos a vivir debajo de un puente? ¿Cuándo lo vais a abrir? ¿Cuando pase la Semana Santa y vuelvan las lluvias?», denunció una de las afectadas.

Los quiosqueros aseguran en sus reproches públicos ser conscientes de que la seguridad de los transeúntes es lo primero, pero reclaman más información al Ayuntamiento: «Los que trabajamos en El Retiro pagamos las consecuencias de su mala gestión y encima sin dar explicaciones o una solución», y además añaden que el caos que sigue a la caída de un árbol en el parque «no es nuevo»: «Hasta que no ha habido una desgracia no tomáis decisiones, pero se os ha iluminado la bombilla y la única que se os ha ocurrido es cerrar El Retiro indefinidamente».

Entre tanto, los responsables de las redes sociales municipales reiteran que aún hay una fecha prevista para la reapertura. «No contáis con la opinión de las familias que viven de ese sitio y lo tratáis como si fuera vuestro parque privado», lamenta otro de los quiosqueros afectados, que ante las críticas del resto de usuarios de la red social recuerda que la concesión que tienen que pagar los autónomos por montar su puesto en uno de los puntos más visitados de la capital «no es barata»: «No es pensar en nuestro ombligo, sino en nuestro sustento». Los afectados también afirman ser conscientes de que las condiciones meteorológicas afectan en gran medida a su actividad, pero consideran que este cierre indefinido de El Retiro es una cuestión de «gestión»: «Entiendo que en días de viento intenso se deba cerrar, pero si cierran más de una semana es porque no hay una correcta gestión durante el año cuando se supone que todos los días están “cuidándolo”».

Reabre la Quinta de Torre Arias

Además de la inspección, los jardineros continuaban ayer retirando los árboles que presentan peligro y suponen un riesgo para los usuarios del parque. «Antes de que finalice la semana, se evaluará la situación en ese momento por si hubiera que prolongar el cierre del parque durante más tiempo, con el fin de continuar la revisión del arbolado para preservar la seguridad y evitar cualquier contingencia», informaba a través de una nota el Ejecutivo de Manuela Carmena.

Respecto al resto de los parques, y por los mismos motivos de inspección del arbolado y para evitar riesgos a los usuarios, permanecerán cerrados hasta el próximo viernes, día 30 de marzo incluido, la Quinta de los Molinos, El Capricho de la Alameda de Osuna y la zona del auditorio del parque Juan Carlos I. La Rosaleda del parque del Oeste y la calle Rosaleda permanecerán cerradas, en principio, hasta el martes 3 de abril. Mejor suerte correrán los usuarios de la Quinta de Torre Arias que hoy verán como sus puertas reabren al público de nuevo.

Los amigos de los gatos también se quedan fuera

El cierre de puertas de El Retiro no sólo ha dejado fuera a usuarios y trabajadores de los distintos negocios. La Asociación de Amigos de los Gatos del Retiro (AGAR) también se ha puesto en contacto con el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento para solicitar permisos para continuar con su actividad. Los miembros de esta protectora se encargan de alimentar a los felinos que residen en el parque de forma habitual.