Más Madrid: Romper la izquierda les cuesta la alcaldía

La alcaldesa pierde 50.000 votos respecto a 2015, de los cuales 40.000 le han «robado» los ediles rechazados de Ahora Madrid. Carmena dejará el Ayuntamiento tras la investidura de Almeida

La alcaldesa agradeció a los madrileños que la hayan hecho la fuerza más votada
La alcaldesa agradeció a los madrileños que la hayan hecho la fuerza más votada

La alcaldesa pierde 50.000 votos respecto a 2015, de los cuales 40.000 le han «robado» los ediles rechazados de Ahora Madrid. Carmena dejará el Ayuntamiento tras la investidura de Almeida.

La alcaldesa madrileña ha pagado muy caro la ruptura con Ahora Madrid y Podemos en su candidatura al consistorio madrileño. Los 42.000 votos que le ha «robado» a Izquierda Unida Madrid en Pie Municipalista, el partido formado por los ediles «díscolos» que la ex jueza desdeñó para poder presentarse de nuevo al Ayuntamiento, le han costado el Gobierno. El «mordisco» de quienes despreció para presentarse por su cuenta, «independiente, sin partidos y con un equipo que he elegido yo», como afirmó en el debate, le ha restado un concejal respecto a los 20 que obtuvo en 2015, mientras que los otros dos que han marcado la diferencia del bloque de la izquierda con el tripartito del centro-derecha se han perdido en la abstención, puesto que muchos votantes socialistas han preferido quedarse en casa.

En ello ha tenido que ver la actitud con la que Carmena ha actuado respecto al apoyo del PSOE a sus políticas, puesto que su Gobierno estaba sostenido por unos socialistas que ha ninguneado, incumpliendo sin rubor todas las exigencias que, en los presupuestos municipales, y haciendo suyas las propuestas del programa de los de Pedro Sánchez. Además, pese a que la regidora ha logrado ser la primera fuerza en muchos más distritos que en los pasados comicios, en los 21 ha logrado peores resultados que en las anteriores elecciones autonómicas.

Al respecto, Carmena reconoció el varapalo pero no quiso culpar a Madrid en Pie de la pérdida de confianza de los madrileños, que si bien les agradeció que hayan convertido a Más Madrid en la fuerza más votada, no negó que han obtenido menos apoyo que cuando concurrieron juntos como Ahora Madrid. De hecho, la suma de sus concejales díscolos y el equipo elegido por la alcaldesa sí habría obtenido mejor resultado que en 2015. En cuanto a qué medidas podrían haber afectado al castigo en las urnas, la ex jueza consideró que no se trataba de acciones concretas de su Gobierno durante la legislatura sino de «cuestiones de política general».

La promesa que sí confirmó que cumplirá será su retirada de la política, puesto que insistió en que tan sólo seguiría en el Ayuntamiento como alcaldesa, o en un equipo de Gobierno liderado por el candidato socialista Pepu Hernández. En este sentido, señaló que seguirá como alcaldesa en funciones hasta que haya una nueva investidura que tendrá lugar a mediados de junio. Sin embargo, queda en duda cuántos de sus colaboradores decidirán seguir en el consistorio madrileño ya en la oposición. Y es que su número 2, Marta Higueras, ha sido la mano derecha de Carmena laboralmente desde hace muchos años por lo que no sería descartable que decidiese no recoger su acta de concejal. En este caso, será la número 3 y portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre, que anoche no logró ocultar sus lágrimas ante la pérdida de poder, quien se haga cargo de liderar el grupo municipal de Más Madrid.