MENÚ
martes 23 julio 2019
01:06
Actualizado

Ortega Smith: «No se ha roto la negociación con el PP, solo la hemos paralizado»

El secretario general de Vox y concejal del Ayuntamiento de Madrid insiste en que acordaron con el PP que ellos tendrían concejalías de Gobierno «en función del porcentaje de voto».

  • Javier Ortega-Smith / Foto: Luis Díaz
    Javier Ortega-Smith / Foto: Luis Díaz

Tiempo de lectura 4 min.

18 de junio de 2019. 11:35h

Comentada
Belén V. Conquero 18/6/2019

En la sede de Vox en Madrid no deja de entrar y salir gente. Están en plena ebullición. «Es un no parar», insiste el secretario general de la formación y concejal en el Ayuntamiento, Javier Ortega Smith. Después de las palabras de su compañera y candidata a la Comunidad, Rocío Monasterio, en las que ayer anunciaba que se paralizaban las negociaciones para formar Gobierno e investir a la líder del PP, Isabel Díaz Ayuso, como presidenta de la Comunidad por «incumplir» los acuerdos pactados en la capital, Ortega Smith intenta explicar qué ha ocurrido en apenas tres días y cómo se puede reconducir la situación.

¿Cuál es el acuerdo exacto alcanzado con el Partido Popular?

Las cosas están muy claras. Hablamos del futuro del Gobierno de la capital de España y está plasmado en un documento. Es cierto que, en un inicio, sólo se referían al Ayuntamiento de Madrid, pero consideramos que era más práctico alcanzar un pacto nacional para resolver muchas otras negociaciones abiertas como en Murcia. Es un acuerdo nacional para la investidura y el Gobierno. Ya no era sólo entre candidatos sino entre secretarios generales. Entre Teodoro García Egea, como representante del PP, y yo.

¿En él se habla de reparto de concejalías?

Sí, el acuerdo es sencillísimo. En el primer punto se aborda que el objetivo es lograr con una coalición de los tres partidos, que la izquierda no gobernase. Para ello, ya insistimos en que votaríamos conjuntamente tanto para la investidura como para la formación de Gobierno. En el segundo punto quedaba claro que nosotros participaríamos en concejalías de Gobierno; es decir que tendríamos, en función de nuestro porcentaje de voto, áreas concretas.

Entonces, ¿el PP miente?

No voy a decir eso, pero sí que se ha producido algún tipo de error. Por eso nos hemos dado un margen. En el pacto se incluia una cláusula temporal de 20 días después de la investidura para negociar qué puestos debe ocupar cada uno. Pero lo pactado es que Vox tenga responsabilidad en todos los niveles del Gobierno.

Si aún hay margen de acuerdo, ¿por qué han roto las negociaciones en la Comunidad de Madrid?

No se han roto, sólo las hemos paralizado. Lo cierto es que, a raíz de las declaraciones que hemos escuchado tanto a PP como a Ciudadanos, nos hemos puesto un poco nerviosos y hemos detenido las reuniones en toda España. Creemos que se ha generado mucho barullo mediático para intentar forzar una realidad que no es la acordada.

¿No sería el momento de hacer público el documento pactado?

No lo vamos a hacer por consideración a Almeida, pero insisto en que lo justo y lo pactado es que Vox esté presente en todos los niveles de Gobierno y los distritos no forman parte de éste.

¿Qué áreas de Gobierno les gustaría llevar?

Sabemos que hay algunas en las que Vox puede aportar eficacia y credibilidad en la gestión, pero por ahora, como estamos en negociaciones, prefiero no nombrar ninguna. Lo que es seguro es que tanto nosotros como el Partido Popular querremos poner a los mejores de cada área. Entran en juego muchas cosas.

¿Le gustaría a usted llevar una concreta?

Sí, claro, pero ahora no podemos hablar de gustos. Eso no puede entrar ahora en juego, son muchas competencias y ciertas áreas podrían partirse. Hay algunas más de contenido económico, de obra, de seguridad, de servicios sociales. No vamos a imponernos en ninguna.

Si, finalmente, usted se hiciera cargo de una concejalía, ¿cómo lo podría compaginarlo con su labor como diputado en el Congreso?

No pensamos dejarlo. Hicimos un estudio y es perfectamente posible. Desde hace más de dos años llevo compatibilizando las tareas de secretario general con ocho horas diarias metido en el Tribunal Supremo, por lo que no veo por qué no podría hacer lo mismo en el Ayuntamiento y en el Congreso. Nos vamos a distribuir. Habrá días que me dedique en exclusiva al Parlamento y otros al Ayuntamiento. Para eso contamos con grandes equipos en las dos instituciones.

¿Qué medidas de su programa cree que son las primeras que deben realizarse?

Para mí, es de máxima urgencia Madrid Central, creemos que hay que liberar esa jaula en la que se ha metido a los comerciantes...

Almeida ha dicho que lo va a modificar, no eliminar.

Bueno, nosotros sabemos lo que hemos firmado con ellos. Quedó muy claro durante los debates que los tres partidos (en referencia también a PP y Cs) lo íbamos a eliminar. No cabe otra opción. Lo de reformarlo es un eufemismo. No se puede decir una cosa en la campaña y luego otra en el Gobierno.

¿Qué otras medidas abordaría?

Todo lo relacionado con la movilidad y con la rebaja fiscal para que bajen los madrileños. Terminar con todos los radares de la persecución. La seguridad tampoco puede esperar. En los primeros meses queremos acabar con los manteros, con las okupaciones de vivienda, la delincuencia en muchos barrios... El alcalde hará un buen calendario de actuaciones, para que la ciudad que alcancemos no la conozca ni Carmena.

¿Se queda con algo de su legado?

Ha dicho muchas cosas que sonaban muy bien, pero ha hecho justo lo contrario. La realidad le ha desmentido cosas como lo del Madrid limpio, el del medio ambiente... Lo más grave es que dio acogida a los golpistas.

¿Nada bueno? La Gran Vía, ¿por ejemplo?

Pues sí, tiene razón. Me gusta como ha quedado, creo que ha sido una obra hecha con muy buenos materiales, aunque nos habría gustado un plan más profundo. Nosotros queremos hacer un túnel que saque tráfico de esa zona, pero debe ser viable técnica y económicamente.

Últimas noticias