Puente de Vallecas, reducto inamovible de la izquierda

El distrito madrileño siempre ha votado candidatos de izquierdas en las elecciones municipales

El distrito madrileño siempre ha votado candidatos de izquierdas en las elecciones municipales

Las elecciones municipales de Madrid han servido para, desde 1977, determinar que Enrique Tierno Galván, José María Álvarez del Manzano o Manuela Carmena se hayan sentado en la regencia del Ayuntamiento de la capital. La historia de la ciudad ha estado escrita mayoritariamente por alcaldes populares o, en su defecto, de ideología próxima a la derecha. Sin embargo, de todos los distritos que componen el mapa de Madrid, hay uno que siempre se ha caracterizado por votar a la izquierda, incluso cuando ésta ha cosechado sus peores resultados electorales.

Así, Puente de Vallecas podría considerarse como un feudo de los partidos progresistas debido a su historia y a los resultados cosechados allí.

La primera cita con las urnas en el Ayuntamiento de Madrid se produjo en el año 1979. José Luis Álvarez, de UCD, se hizo con la victoria, pero fue Enrique Tierno Galván, socialista, quien acabó ocupando la Alcaldía de la ciudad gracias al apoyo del Partido Comunista. En aquella ocasión los distritos más céntricos (Centro, Arganzuela, Retiro, Salamanca o Moncloa-Aravaca) dieron sus votos a UCD, mientras que los más periféricos se lo entregaron al candidato socialista. Entre esos distritos figuraba Puente de Vallecas; también lo hacía cuatro años después, en 1983, cuando Enrique Tierno Galván reeditó sus avales para continuar cuatro años más frente al Consistorio.

El PSOE logró 30 concejales por los 23 de Alianza Popular, formación que triunfó en Aravaca, Retiro, Salamanca, Chamartín, Chamberí y Centro; el resto del mapa se tiñó de color rojo. En el año 1987 Enrique Tierno Galván no pudo revalidar el puesto porque falleció a la mitad de su candidatura como alcalde y fue sustituido por Juan Barranco, también de origen socialista, unas elecciones en las que también reinó el PSOE en el distrito sureño.

1991 supuso un cambio de paradigma en el Ayuntamiento: el Partido Popular comenzó a ocupar la silla en detrimento del PSOE; José María Álvarez del Manzano fue investido alcalde y los socialistas se quedaron en la oposición. El apoyo al PP aumentó y sobrepasó al PSOE en Arganzuela, Tetuán, Ciudad Lineal, Latina, Moratalaz, Barajas u Hortaleza, por ejemplo, pero Puente de Vallecas se mantuvo firme y siguió votando al socialismo: el PSOE logró 64.329 papeletas por las 20.021 que necesitó el PP.

Lo mismo ocurrió en 1995, 1999, 2003 o 2007: el dominio del PP se hizo latente en el Ayuntamiento de la Comunidad, pero el Partido Socialista continuó siendo la candidatura más votada en Puente de Vallecas (en 1995 los socialistas lograron 63.300 votos frente a los 34.604 del PP; en 1999, 58.725 votos frente a 28.983; en 2003, 65.473 frente a 36.952; y en 2007, 50.511 frente a 36.033).

2011 supuso un punto de inflexión para la alcaldía madrileña. El Partido Popular sacó músculo y exhibió su gran momento de forma ganando en todos los distritos de la capital, sin excepción... salvo en Puente de Vallecas. El resultado estuvo muy apretado: los socialistas obtuvieron 35.830 sufragios por los 31.161 que lograron los populares. Izquierda Unida, además, consiguió 16.293 votos. Los populares arrasaban, incluso en las generales de ese año, logrando la mayoría absoluta. Cuatro años más tarde, en 2015, Manuela Carmena arrebató la hegemonía popular en el Ayuntamiento de Madrid, y culpa de ello la tuvo Puente de Vallecas: la candidatura de Ahora Madrid logró 44.279 votos, mientras que el PSOE se hizo con 26.228 papeletas y el PP, 19.047.

Puente de Vallecas siempre ha sido un barrio obrero: su historia, su génesis y su composición le avalan como un barrio tradicionalmente de izquierdas, habitado por gente de renta baja y de escasos recursos; de ahí que siempre haya triunfado el progresismo frente al conservadurismo. Estas últimas elecciones la tónica ha sido habitual, otorgándole a Más Madrid la plena confianza para regir el Ayuntamiento. En una ciudad tradicionalmente de derechas, hay un feudo pequeño ubicado en el sur que se mantiene firme en sus convicciones políticas, y se llama Puente de Vallecas.

Fuente.