Política

Ferraz impone a Simancas y las bases se rebelan

Fotografía de archivo del diputado Rafael Simancas.
Fotografía de archivo del diputado Rafael Simancas.

La historia se repite. Tomás Gómez accedió a la Secretaría General del PSM a través de un congreso extraordinario ordenado por una comisión gestora y su salida de la formación se producirá en los mismos términos. Al tiempo que anunciaban el cese del «barón» madrileño y la disolución de la Ejecutiva socialista en la Comunidad, la dirección federal de los socialistas dejaba ayer en manos de un viejo conocido en la región los mandos del partido hasta que encuentre un nuevo líder y candidato. Porque el equipo de Pedro Sánchez ha dedidido encomendar el camino hacia el «nuevo socialismo», el de la etapa post Gómez, al que fuera precisamente su predecesor en la Secretaría General de la formación, Rafael Simancas.

En la gestora que, según la dirección federal, es «representativa» de todas las corrientes que coexisten en la formación en la región, pero que, como es habitual en estos casos, estará integrada por un buen número de partidarios de Pedro Sánchez y una menos amplia representación del ya ex secretario general, estará junto a Simancas otro histórico como Jaime Lissavetzky que compaginará hasta las elecciones esta tarea con la portavocía del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid. Según las fuentes consultadas por LA RAZÓN, fue el propio Simancas quien, la noche del martes, se puso en contacto con el líder municipal para proponerle formar parte de un equipo de transición. «Siempre han tenido una relación cordial y respetuosa. Jaime entra por petición de Rubalcaba», indicaron. Además, se entiende como un guiño a la «vieja guardia» después de que Gómez impusiera a Antonio Carmona para el Consistorio de la capital.

Los críticos

Junto a los dos ex líderes de la federación socialista madrileña, se encargarán de «restablecer la normalidad» en las aguas revueltas de Callao once vocales más, entre los que se encuentra la que fuera rival del ya ex secretario general en el último congreso, Pilar Sánchez Acera, Daniel Viondi –cercano a Pedro Sánchez– y el actual portavoz en Móstoles, David Lucas. Reconocidos «rubalcabistas», los tres se posicionaron del lado de Trinidad Jiménez en las primarias en las que la ex ministra se enfrentó a Gómez para optar al «número 1» de la lista que el PSOE presentó en las pasadas autonómicas y en las que, tal y como ha sido la tónica de su mantado a nivel interno, resultó vencedor Tomás.

Varios miembros del equipo saliente fueron llamados por la tarde por la dirección de Ferraz con la intención de integrarles en la comisión gestora. Todos, según pudo saber este periódico quisieron mantenerse firmes junto a Gómez y declinaron el ofrecimiento que se les hacía coincidiendo con una protesta promovida por los afines a Tomás Gómez precisamente en la sede de la dirección federal en Ferraz.

Así, el equipo, que se ha «consensuado» con los dirigentes de las distintas agrupaciones, contará finalmente con Sara Hernández, líder de la formación en Getafe y elegida candidata a las próximas municipales; la diputada Encarnación Moya, y la líder de los socialistas en Arganda del Rey y parlamentaria en la Asamblea, Victoria Moreno, como las tres representantes de los «tomasistas» en la gestora. Formarán también parte del equipo de Simancas algunos de los militantes que han plantado cara al ex secretario general durante estos años, como Javier Rodríguez –líder del PSOE en Alcalá de Henares–, o miembros del partido que no se integran en ninguna de las corrientes anteriores, como Lucía Casares, representante de los socialistas en Las Rozas; Pedro Pablo García Rojo Garrido, concejal en el Ayuntamiento y hombre fuerte de Juan Barranco, expresidente del PSM; Borja Cabezón, secretario de Relaciones Internacionales del PSM, que empezó apoyando a Tomás Gómez y, de hecho, encabezó la candidatura del PSM en las pasadas europeas, aunque no logró escaño, pero que, informó Ep, se alejó después del líder de su federación tras estos comicios, o la líder del partido en el distrito de Barajas, Mercedes González.

En manos de este equipo queda ahora el futuro inmediato del partido socialista en Madrid. No es la primera gestora en el PSM, pero sí la primera vez que el partido queda descabezado a tres meses de las elecciones, recuerdan desde Callao.