Actualidad

Resistencia en la Marcial Lalanda

Más de un centenar de personas se manifiestan en la Venta del Batán contra el inminente cierre de la escuela taurina. Exigen al Ayuntamiento que cumpla la resolución del Pleno que prometió dedicar las instalaciones a la tauromaquia.

Más de un centenar de personas se manifiestan en la Venta del Batán contra el inminente cierre de la escuela taurina. Exigen al Ayuntamiento que cumpla la resolución del Pleno que prometió dedicar las instalaciones a la tauromaquia.

Publicidad

Con el capote en la mano, los aficionados se echaron ayer al ruedo para protestar por el cierre de la escuela taurina Marcial Lalanda. Su alumno más adelantado, el diestro José José Miguel Arroyo «Joselito», encabezó una concentración que superó el centenar de asistentes. Aunque Madrid Destino, la empresa encargada de la gestión de los espacios culturales municipales, había notificado oficialmente a los dirigentes de la escuela que hacia la una de la tarde de ayer representantes municipales se presentarían en la Venta del Batán para recoger las llaves de las instalaciones, la realidad fue que en todo el día no hubo rastro de funcionarios del Ayuntamiento. «Estos vendrán por la tarde o mañana, cuando no haya nadie. No se atreven a dar la cara», indicó uno de los asistentes, que también confió en que la presión popular haga que Manuela Carmena cambie de opinión.

A la reunión acudió también una amplia representación del grupo municipal del Partido Popular, encabezada por su portavoz, José Luis Martínez-Almeida, y los concejales Pedro Corral, Isabel Rosell, Carmen Castell e Isabel Martínez-Cubells. El edil acusó a la alcaldesa de querer cerrar la escuela Marcial Lalanda por «ignorancia» y «sectarismo», y prometió que, en el caso de que su partido llegue a gobernar el Consistorio tras los próximos comicios locales, el centro de formación de futuros toreros se reabrirá. «Este cierre lleva a incumplir un acuerdo del Pleno, que declaró la fiesta de San Isidro como de interés general», añadió Martínez-Almeida.

A pesar de que la decisión del Gobierno de Ahora Madrid es firme, «Joselito» desafió a Carmena y aseguró que su intención es «seguir adelante» con la escuela. «Esta escuela me lo dio todo; yo era un chaval abocado a atracar y vender droga, y gracias a lo que me han enseñado aquí he servido para algo». Los alumnos que se concentraron ayer en el interior de la plaza amenazaron con encerrarse en el interior para evitar su clausura, y también con empezar una huelga de hambre hasta que el Ayuntamiento asegure que la escuela permanecerá abierta. «La educación que se les da son valores de vida», subrayó «Joselito». «Más allá de que podamos seguir o no en el Batán, la señora Carmena y sus concejales deben respetar el acuerdo plenario de hace unos años que obliga a que estas instalaciones se usen exclusivamente para la tauromaquia», añadió el matador.

En el interior de la Venta del Batán se dieron cita ayer aficionados al toreo de todas las edades, y los responsables de la escuela Marcial Lalanda aseguraron que el grupo volverá a reunirse si se presentan los funcionarios de Madrid Destino municipales: «¿Quién es Carmena para cerrarlo?», denunciaron. La de ayer fue una jornada que los aficionados al toreo temían desde el pasado 31 de diciembre, cuando el Ayuntamiento notificó a los responsables de la escuela que tendrían que abandonar las instalaciones en el mes de enero. El Gobierno local aún no ha anunciado qué planes alternativos maneja para las instalaciones.

Publicidad