Gómez pedirá la restitución de su equipo tras aclararse el sobrecoste del tranvía

El Tribunal de Cuentas no le considera responsable del encarecimiento de las obras del tren de Parla. El ex secretario general del PSM exige que Sánchez le pida «disculpas» por «sembrar dudas» sobre él.

El exsecretario general del PSM, Tomás Gómez, a su llegada a la reunión que la Comisión Ejecutiva Federal del partido celebrada del pasado miércoles
El exsecretario general del PSM, Tomás Gómez, a su llegada a la reunión que la Comisión Ejecutiva Federal del partido celebrada del pasado miércoles

El Tribunal de Cuentas no le considera responsable del encarecimiento de las obras del tren de Parla. El ex secretario general del PSM exige que Sánchez le pida «disculpas» por «sembrar dudas» sobre él.

El ex secretario general del PSM Tomás Gómez exigió ayer al líder del PSOE, Pedro Sánchez, que se disculpe por «sembrar dudas» sobre su implicación en el escándalo del tranvía de Parla, después de que el Tribunal de Cuentas haya resuelto que no hay responsabilidad penal ni contable en el sobrecoste de esta obra. Este asunto fue uno de los motivos que en febrero de 2015, poco antes de la celebración de las elecciones regionales y municipales, la Ejecutiva federal esgrimió para cesarle como líder de los socialistas madrileños. «Igual que dieron en su momento una rueda de prensa sembrando dudas, ahora deberían dar una rueda de prensa pidiendo disculpas, no solamente a mí y a mi familia, sino a tantos militantes y cargos públicos de la Federación Socialista Madrileña que fueron purgados», destacó en declaraciones a Efe, en las que añadió que entiende que un «adversario político» como pueda ser el PP «haga caso» ante informaciones sobre posibles irregularidades pero no le parece «de recibo» que eso se utilice en el seno de su propio partido para «campañas internas».

Este diario también se puso ayer en contacto con Gómez, que manifestó su intención de no pedir para él nada más que las citadas «disculpas», aunque sí se mostró partidario de exigir la restitución de los miembros de su dirección, que fue fulminantemente cesada y sustituida por una gestora. No fue capaz, sin embargo, de precisar cómo se materializará tal exigencia. Este movimiento en clave interna supuso un golpe de mano del secretario general para demostrar la fortaleza de su liderazgo y colocar a una Ejecutiva afín al frente de la federación madrileña de cara a los comicios municipales y autonómicos y a las pugnas por poder interno en el partido, dado que Tomás Gómez estaba explícitamente alineado con Susana Díaz.

Precisamente uno de los damnificados por el cese de Tomás Gómez, el ex portavoz de los socialistas en el Ayuntamiento de Madrid Antonio Miguel Carmona exigió a la Ejecutiva Federal del PSOE «una reparación de los daños morales provocados» al ex secretario general del PSM. En declaraciones a Efe, el concejal de la capital, que fue cesado de este cargo tras el congreso regional extraordinario de julio de 2015, advirtió a la dirección socialista de que «es de buenas personas y buenos dirigentes reconocer los errores cometidos».

Respecto del sobrecoste de las obras del tranvía de Parla, el Tribunal de Cuentas, en un documento al que tuvo acceso ayer la Cadena SER, considera que no se cumplieron los trámites establecidos para aprobar unos sobrecostes del 38 por ciento en unas obras que se encarecieron en más de 36 millones de euros (hasta alcanzar los 129,6 millones). Asimismo, añade que «algunas de las modificaciones son imputables al contratista» y «no contaron con la aprobación explícita del Consorcio Regional de Transportes de la Comunidad de Madrid, a pesar de ser el órgano de contratación».