Una comida de buenas intenciones

Cifuentes y Carmena llegan a acuerdos por el Brexit y las bibliotecas, pero se distancian en La Cañada, Castellana Norte o Cuatro Caminos.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Cifuentes y Carmena llegan a acuerdos por el Brexit y las bibliotecas, pero se distancian en La Cañada, Castellana Norte o Cuatro Caminos.

El mismo hotel, el mismo paseo del brazo, un discurso similar y la misma escasez de resoluciones. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, repitieron «cumbre» en la plaza de Santa Ana para hablar de los temas que atañen a sendas administraciones y que tienen que acordar por el bien de los ciudadanos. Sobre la mesa, cuestiones tan trascendentales como la Cañada Real, el proyecto Castellana Norte, la cooperativa de las cocheras de Cuatro Caminos o acuerdos en materia de Transporte. Sin embargo, ante los medios tan sólo revelaron puestas en común de temas menores como la duplicidad de las bibliotecas o en materia turística, así como acciones indefinidas en torno al Brexit y los colegios cedidos a la Comunidad.

Tanto la presidenta como la alcaldesa apuntaron a la necesidad de aumentar la colaboración institucional, que esta vez sí ha quedado algo más definida puesto que anunciaron que se celebrarán reuniones técnicas mensuales entre los equipos de la Comunidad y el Ayuntamiento para tratar los temas pendientes. «Un órgano informal pero eficaz para ponernos de acuerdo por el interés de todo», detalló Carmena.

En la comida, en la que también estuvieron presentes como la vez anterior el consejero de Presidencia y Justicia, Ángel Garrido; la consejera de Economía y Hacienda, Engracia Hidalgo; la delegada de Equidad y Empleo, Marta Higueras, y el coordinador de la Alcaldía, Luis Cueto, se trataron «más de veinte asuntos» de forma «productiva y cordial» con el fin de «desbloquear asuntos de interés para los ciudadanos», según explicó Cifuentes. Asuntos que, finalmente, se quedaron en tres esbozos de cuestiones que aún se tienen que definir.

En concreto, la regidora madrileña apuntó a que, como ya acordaron Esperanza Aguirre y Ana Botella en pasadas legislaturas, las 16 bibliotecas que gestiona la Comunidad en la capital, se sumen a las 34 de la red municipal y así evitar duplicidades. También señaló que, en el caso de diez o doce edificios municipales que están cedidos al Gobierno regional para crear en ellos colegios o institutos, pero se encuentran ahora vacíos, se devuelva la cesión temporalmente. La propuesta de la regidora respecto a estos espacios municipales es darles un uso pero que, en caso de que la Comunidad necesite ubicar algunas aulas por motivos de obras, se puedan utilizar rápidamente.

También se pusieron de acuerdo –sin definir hasta posteriores reuniones–, en realizar acciones conjuntas para aprovechar los beneficios que el Brexit puede tener para la ciudad y la región. Así, Cifuentes adelantó que se buscará a través de algún organismo existente como Invest Madrid o mediante la creación de alguno conjunto, la puesta en marcha de iniciativas que atraigan inversores a Madrid. En este sentido, la alcaldesa adelantó que desde el Ayuntamiento se quería realizar una invitación oficial al alcalde de Londres, Sadiq Khan, a visitar la capital y que ahora se hará conjuntamente desde el consistorio y la Puerta del Sol. En la misma línea, la presidenta regional afirmó que se van a unificar los puntos de información turística, como ya se venía intentando desde anteriores legislaturas, y se coordinarán las campañas publicitarias en materia de Turismo para que la colaboración «que ya es buena, sea total».

Sin embargo, hubo desacuerdos evidente pese al clima de «cordialidad» en el que sendos equipos de Gobierno insistieron en que se había producido la reunión, en cuestiones tan importantes como la Cañada Real o la ampliación del transporte público a La Peineta e, incluso, el billete intermodal que ahora se votará en la web de participación municipal, que no salieron más que de la lista de asuntos a tratar. Es más, las diferencias de opinión fueron más que evidentes en cuestiones como la continuidad de la Cooperativa Metropolitan de las cocheras de Cuatro Caminos, asunto respecto al cual Carmena insistió al menos tres veces en que la competencia es del Ayuntamiento de Madrid, por lo que «se tomará la decisión que convenga a la ciudad de Madrid». El equipo de Ahora Madrid ha votado en contra de todas las propuestas de la Cooperativa.

También respecto a Castellana Norte, la alcaldesa tiró balones fuera respecto al proyecto que firmaron las tres administraciones con los promotores del Distrito Castellana Norte e insistió en su propuesta, denominada Puerta Norte, que presentará en breve al nuevo Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, a quien ha solicitado una reunión para «explicarle» su idea. Ante la cara de circunstancias de Cifuentes, que no pudo evitar un rictus de desacuerdo, Carmena insistió que su objetivo es que «Puerta Norte» se entienda y se pueda «debatir».