Una nueva oportunidad para Román y Charo en San Blas

La Comunidad logra que 520 viviendas protegidas vacías tengan inquilino tras cambiar la normativa

Ignacio González y Pablo Cavero junto a Charo y a Román, en la nueva casa de éstos

Cuando a Charo y a Román les comunicaron hace unas semanas que les habían asignado un piso vacío del IVIMA por un alquiler de 205 euros creían que les «estaban tomando el pelo». Ponían fin así a dos años «vagando por ahí». En 2011, los dos perdieron su empleo. Román se vio forzado a dejar el camión tras serle diagnosticada una enfermedad. Tuvieron, acto seguido, que interrumpir los pagos de la hipoteca: «Era comer o pagar al banco», explicaba ayer el matrimonio. Fueron entonces desahuciados del piso en Puente de Vallecas que habían comprado a los hermanos de Charo. El lanzamiento judicial fue el primer paso de un duro peregrinaje que tuvo su primera parada en la casa de los padres de Román en La Cabrera. Después vivieron gratis en un piso que les consiguió una asociación durante un año y hasta ayer lo hacían de alquiler en una casa por la que pagaban 400 euros al mes.

Ayer, el matrimonio recibió las llaves de su nueva casa, en San Blas, de manos del presidente regional, Ignacio González. Esta historia con final feliz ha sido posible gracias al cambio de la normativa que impulsó la Comunidad en verano, a través del cual 520 viviendas protegidas que estaban vacías por la falta de demanda han sido adjudicadas a personas que no cumplían con los requisitos. Se trata de 80 viviendas que formaban parte del Plan Joven y a las que ahora pueden acceder mayores de 35 años –se han recibido 3.700 solicitudes en apenas seis meses– y otros 440 pisos procedentes de promociones de protección, muchas de ellas de alquiler con opción a compra que ahora han pasado a ser, gracias al cambio legal, de alquiler social y, por tanto, más adaptadas al perfil del solicitante. «En 2014 seguiremos apoyando a las familias que más lo necesitan y esta semana 21 familias, como la de Rosario y Román, recibirán las llaves de una nueva vivienda con una renta de entre 115 y 370 euros», aseguró González, acompañado por el consejero de Transportes y Vivienda, Pablo Cavero.

Según fuentes de la Consejería, la perspectiva de que las cifras de viviendas vacías protegidas encuentren nuevos inquilinos es positiva a juzgar por las peticiones formuladas por los interesados en hacerse con una. El cambio normativo aprobado por la Comunidad que ha permitido el alquiler, hasta el momento, de 520 de estos pisos contrasta con los puestos en marcha en otras comunidades. En Andalucía, por ejemplo, el problema de las casas vacías intentó solventarse con la Ley de Expropiaciones, actualmente paralizada por el Constitucional y que, en estos seis meses, ha tenido como balance la «recuperación» de dos viviendas. A nivel municipal, ciudades como Barcelona, Parla o Vitoria han optado por reducir los niveles de pisos protegidos vacíos con una subida del IBI.

González también recordó ayer que sólo en 2013, la Comunidad ha entregado 1.000 viviendas sociales a familias en situación de especial necesidad y a jóvenes. Se trata de 600 viviendas del IVIMA y del Instituto de Realojamiento e Integración Social y otras 400 del Plan Joven.