Política

Y la pintura se hizo música

Una de las obras llenas de color que expone por primera vez en España el artista brasileño.

Una de las obras llenas de color que expone por primera vez en España el artista brasileño.

Músico, compositor, productor y cantante, Carlinhos Brown llega a Madrid con una polifacética trayectoria a sus espaldas para llevarnos a un universo artístico aún por descubrir. Así, a través de pinceladas vibrantes y enérgicas nos sumerge en el inconfundible ritmo de su «Timbalada» brasileira aunando dos maneras de expresión y haciéndonos ver que, a fin de cuentas, en su universo «la pintura es música». De esta manera, Espacio Fundación Telefónica acoge los pensamientos de este creador en la exposición «Carlinhos Brown. La mirada que escucha». Una muestra que, mediante un potente imaginario visual, nos conduce a contemplar la vida de la misma manera en que la perciben sus ojos. Nos acerca a una visión optimista y que está cargada de esperanza.

La exhibición se centra sobre las visitas que el músico ha realizado recientemente a diversas iniciativas sociales, culturales y educativas, que ven en la creatividad y la expresión artísticas un factor realmente importante para conducirnos a la regeneración social que aguardamos. «Hay un arma para evitar la violencia y el desorden, que es la educación», declara Brown, y asevera: «Queremos casas, tenemos casas; queremos calles, tenemos calles; queremos escuelas, tenemos escuelas. No hay excusa». Así, con una obra cargada de detalles y vivos colores remite al carnaval y a su Salvador de Bahía natal para manifestar la alegría que lleva dentro. Una alegría que es, según él, «lo más potente para combatir la tristeza».

De esta manera, Carlinhos Brown concibe la cultura como «el reflejo de la existencia ancestral», que nos permite desempeñar el resto de facetas que hay en nuestras vidas de la mejor manera y afirma que «la educación musical es la herramienta transformadora de este milenio», una herramienta a la que todos deberíamos tener fácil acceso. Dentro de este panorama, considera la pintura «como una orquesta», haciendo alusión a un elemento que «parece individual, pero no lo es. Un hombre solo no tiene capacidad de crear imágenes solas. Muchas imágenes son un colectivo, un carnaval, tienen alegría».

Figuración cero

En sus cuadros, el artista busca la armonía de las formas, así como el movimiento que realiza mediante un estilo marcado por el gesto rápido y completamente alejado de lo figurativo. Febril y espontáneo utiliza la pintura acrílica que, en su caso, va desde el empaste hasta la aguada, para converger en las 14 piezas de gran formato que conforman el total de la muestra. Se trata de una serie de pinturas que llegan por primera vez a España y que podrán disfrutarse desde el 1 de mayo hasta el 2 de junio. El músico también celebrará esta tarde (a las 20:00 horas) un concierto de entrada libre en el Auditorio de Espacio Fundación Telefónica.