Ya puede firmar contra Madrid Central

Padres de más de 20 colegios afectados amenazan con «acampar con nuestros hijos en Cibeles» si el Ayuntamiento no les ofrece una solución

En la tienda de motos Mazarías, en el barrio de Las Letras, vecinos y clientes ya pueden firmar contra la puesta en marcha del nuevo perímetro/Rubén Mondelo
En la tienda de motos Mazarías, en el barrio de Las Letras, vecinos y clientes ya pueden firmar contra la puesta en marcha del nuevo perímetro/Rubén Mondelo

Las conversaciones con el Ayuntamiento no han reducido las movilizaciones previstas, ya que el Consistorio no ha determinado que vaya a introducir ninguno de los cambios solicitados por el cierre al tráfico de la zona centro a partir del 23 de noviembre.

La Plataforma de Afectados por Madrid Central no se detiene. Las conversaciones con el Ayuntamiento y, en concreto con la concejala de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, no han reducido las movilizaciones que vecinos y empresarios de Centro tienen previstas, ya que, por el momento, el Consistorio no ha determinado que vaya a introducir ninguno de los cambios que les solicitan los principales damnificados por el cierre al tráfico de toda la zona centro a partir del próximo 23 de noviembre.

Así, aunque ya anunciaron que iban a poner en marcha una recogida de firmas y que, desde la plataforma Change.org ya han conseguido casi un millar de adhesiones, hoy inician la campaña en las calles. Así, más de 60 entidades que se han adherido a la causa tendrán a disposición de todos los que lo deseen una hoja de firmas para que puedan mostrar su rechazo a la decisión del Gobierno de Carmena de restringir la entrada a las calles más céntricas de la almendra central.

Con esta iniciativa buscan reflejar el descontento que existe entre los ciudadanos y trasladárselo al Ejecutivo en la reunión que mantendrán en los próximos días. Y es que, entre la Plataforma y el Área de Sabanés existen importantes discrepancias con respecto al diagnóstico de los efectos y consecuencias negativas que pueden suponer la entrada en vigor de Madrid Central. Así, una de las principales exigencias de este colectivo es que se modifique el calendario de implantación, ya que lo consideran demasiado precipitado.

Pero dentro de esta agrupación existe un colectivo que está especialmente afectado y que han decidido crear su propia agrupación: los centros escolares. Ayer, por primera vez, se reunieron unos 20 afectados para constituir una plataforma de colegios afectados por Madrid Central porque, «diga lo que diga el Ayuntamiento a nosotros no nos han dado ninguna solución», insiste José Luis Castellano, portavoz de la Plataforma.

AQUÍ PUEDES FIRMAR LA PETICIÓN

José Luis es abogado y miembro de la Asociación de Padres y Madres (Ampa) del Real Colegio Santa Isabel-La Asunción y, tras la reunión de ayer con unos 20 centros del área de Madrid Central, también es la voz de más de 15.000 niños afectados por las medidas de restricción de vehículos de Carmena. «A raíz de la reunión con el Ayuntamiento, decidimos que teníamos que unirnos para ir en bloque como Plataforma de Familias Afectadas y, así, poder trasladar una propuesta definitiva», sostiene Castellano.

Mientras ellos se reunían, la delegada de Medio Ambiente y Movilidad afirmaba a los medios que «los colegios no tienen de qué preocuparse, ni las familias porque el acceso va a estar garantizado. Los centros escolares ya lo saben y no tienen de qué preocuparse», insistía Sabanés en una nota.

De acuerdo con el Consistorio, los colegios podrán autorizar los vehículos que necesiten las familias para llevar y recoger a sus hijos al colegios, mientras que las autorizaciones puntuales las gestionarán los centros en función de sus necesidades, ya que «el sistema es flexible. Si un día la persona que se encarga de llevar a los niños al colegio es diferente a la habitual tampoco tendrán problema», explicó la delegada.

«Todo esto no es cierto», insiste con indignación Caballero. «Nunca nos han transmitido nada y se han reunido con nosotros a regañadientes. Llevamos tres años detrás de ellos». Este padre aún recuerda el incidente que tuvieron durante el puente de diciembre de hace dos cursos. «No nos permitieron entrar y, cuando nos reunimos con el director general de movilidad, ya nos dijo que nos fuéramos haciendo a la idea de que esto ocurriría», recuerda el portavoz.

Según el Consistorio, ya se están «estudiando soluciones para que también tengan el acceso garantizado, siempre de la forma más sostenible posible».

En la última reunión que «tuvimos con el Consistorio el tono fue mucho más positivo, pero en las anteriores habían sido muy desagradables, eso sí no hemos conseguido que se comprometan a nada», insiste Castellano. Para él, como para muchos padres, no poder llevar a su hijo en coche puede suponer un gran problema. «Como abogado, muchas veces, después de dejar a mi hijo en clase, tengo que ir a los juzgados de Plaza Castilla –en la otra punta de Madrid–». Si no le permiten entrar el trastorno puede ser inmenso.

«Ya nos estamos planteando qué movilizaciones vamos a hacer y, si es necesario, iremos con nuestros hijos a acampar a Cibeles, hasta que desde el Ayuntamiento se comprometan por escrito», sostiene el portavoz. No se fían del Ejecutivo, por eso «les ofrecemos nuestro centro para que vengan aquí a reunirse con nosotros y vean la situación. Firmamos un acuerdo y lo solucionamos todo». Pero como no creen que este encuentro se vaya a producir porque, por el momento, «la única solución que nos dan es que utilicemos el transporte público», no descartan «tomar medidas legales, ya que creemos que se podrían estar vulnerando nuestros derechos constitucionales», argumenta Castellano. E insiste: «El plan que han desarrollado es un completo desastre».